lunes, octubre 07, 2013

la inocencia no es un arma terrenal



Ovidio en el Tercer Reich

non peccat, quaecumque potest peccasse negare,
solaque famosam culpa professa facit

Amores, III, xiv

Amo mi trabajo y mis hijos. Dios
está lejos, difícil. Las cosas ocurren.
Demasiado cerca los antiguos canales de sangre
la inocencia no es un arma terrenal.

He aprendido algo: a no mirar con tanto
desprecio a los condenados. Ellos, en su círculo,
armonizan extrañamente con el amor
divino. Yo, en el mío, celebro el amor grupal.

Geoffrey Hill, Bromsgrove, 1932
De King Log, Andre Deutsch, 1968

Versión © Silvia Camerotto
imagen de Ovid the world

No hay comentarios.:

yolanda pantin. divagación X y otro

24 horas en la vida de una mujer Se levanta se peina se lava llena de agua un tarrito se viste se arregla se calza ...