jueves, julio 11, 2013

un resplandor una herida


Aprendizajes

Comienzo
a perder instantes.

A perderme.

Una décima de segundo.
Un milésimo de silencio.

Nada me despoja.
Todo me desnuda.

Es lo infinito que regresa.

Aprendo
a habitar el esplendor
de la sombra.


Los dioses callan todavía

Prefiero
ser un número en la noche
y no una estrella entre mis huesos.

Celebro
haberme nombrado
antes de que mi nombre pronunciara
silencios.

Tengo la certeza
–un resplandor     una herida–
de ser lo que aún ignoro
y ya sabe mi muerte.

Vivo el temor
de que la soledad no esté desnuda
y exista el tiempo más allá de la hierba.

Los dioses callan
todavía.


Ana Emilia Lahitte, La Plata, 1921- 2013

De Insurrecciones, Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires, 2003
imagen de Odilon Redon, Reflection, en Wiki paintings

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...