martes, enero 05, 2010

paternidad



A César, en sus diez años...

De veras no sé qué hacer contigo,
oh César, hasta ayer blanda pelusa.
LLena de rebelión está tu blusa,
y aunque no quieras ya eres mi enemigo.

Alzo la voz, levanto el dedo y digo
esto y lo otro, en fin, lo que se usa...
¡Sí hasta te inspira ya contraria musa
y, a tu padre, prefieres a tu amigo!

En medio del hogar roja amapola,
sangre argentina y gala y española,
no seré yo quien tire de tu brida.

Sencillamente me pondré a tu lado,
te enseñaré a ser limpio y ordenado,
y lo demás te lo dará la vida.


Hoy, por primera vez...

Hoy, por primera vez, el peluquero
puso sus manos en tu cabecita.
¡Oh, qué dedos más grandes los del hombre
y qué inmensas tijeras que blandía!

De un fino estambre de oro pincelado
quedóse el piso. La peluquería
se llenaba de gente indiferente.
Yo estaba un poco triste. Atardecía.

Baldomero Fernández Moreno, San Telmo, Buenos Aires, 1886-1949
de Las cien mejores poesías líricas argentinas, Selección de Leonardo Castellani y Fermín Chávez, Editorial Cintra, 1953
imagen: Joe Sorren, Night swimming in a canvas sea en Once upon a city

1 comentario:

gabrielaa. dijo...

sombra en el corredor, el campo ardiendo
en la huerta, rosales y repollos
una gallina pasa precediendo
los puntos suspensivos de sus pollos



:D
besos

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...