viernes, agosto 07, 2009

papiols, papiols




Sestina Altaforte

Loquitur: En Bertrans de Born.
Dante Alighieri puso a este hombre en el infierno por que era un agitador de conflictos.
¡Eccovi! ¡Juzgadlo !
¿He cavado él de nuevo?
La escena en su castillo, Altaforte. "Papiols" es su malabarista.
"El Leopardo", es el estandarte de Ricardo Corazón de León.


I
¡Maldita sea! todo nuestro sur apesta a paz.
¡Tú, Papiols, hijo de puta, ven! ¡Música!
No tengo vida excepto cuando las espadas chocan.
Pero ¡oh! cuando veo los estandartes de oro, pieles, púrpuras, combatiendo
Y a los anchos campos debajo de ellos volverse carmesí,
Entonces, yo aúllo con mi corazón casi loco de regocijo.

II
Durante el cálido verano me regocijo
Cuando las tempestades de la tierra desbastan la repugnante paz,
Y los relámpagos del negro cielo destellan carmesí,
Y los feroces truenos retumban su música
Y los vientos gritan a través de las furiosas nubes, combatiendo,
Y a través de los rajados cielos las espadas de dios chocan.

III
¡El infierno garantiza que escuchemos nuevamente las espadas que chocan!
Y los estridentes relinchos de los corceles en la batalla el regocijo,
¡Apasionado pecho contra apasionado pecho combatiendo!
¡Es mejor una hora de lucha que un año de paz
Con opulentas mesas, prostitutas, vino y delicada música!
¡Bah! ¡No hay vino como la sangre carmesí!

IV
Y amo ver el sol naciente color sangre-carmesí.
Y miro como sus lanzas a través de la oscuridad chocan
Y mi corazón todo se llena de regocijo
Y abre mi boca con ligera música
Cuando lo veo tan despectivo y desafiando la paz,
Solo contra toda oscuridad combatiendo.

V
El hombre que teme la guerra y se agazapa combatiendo
La arenga de mis palabras, no tiene sangre carmesí
Solo es apto para pudrirse en femenina paz
Lejos de donde se gana el valor y las espadas chocan
Porque la muerte de esas zorras es mi regocijo;
Sí, y cubro el aire todo con mi música.

VI
Papiols, Papiols, ¡música!
No hay sonido como el de espadas contra espadas combatiendo,
Ningún grito como el del combate en regocijo
Cuando nuestros codos y espadas chorrean carmesí
Y nuestras huestes contra " El Leopardo" se abalanzan y chocan.
Que Dios maldiga para siempre a todos los que gritan "¡Paz!"

VII
¡Y dejad que la música de las espadas las torne carmesí!
¡El infierno garantice que volvamos a escuchar las espadas que chocan!
¡El negro infierno borre para siempre el pensamiento de ¡Paz!

Ezra Pound, Hailey, Idaho, 1885 – Venecia, 1972.
versión © silvia camerotto
de Inmortal Poems of the English Language, antología editada por Oscar Williams, Washington Square Press, New York, 1952.
Imagen: Gustave Doré
Link: Altaforte - Harvard
Rarezas y versiones. Gentileza Ismael Nicoliau.

Sestina Altaforte
Loquitur: En Bertrans de Born.
Dante Alighieri put this man in hell for that he was a stirrer-up of strife.
Eccovi! Judge ye!
Have I dug him up again?
The scene in at his castle, Altaforte. "Papiols" is his jongleur.
"The Leopard," the device of Richard Coeur de Lion.
I
Damn it all! all this our South stinks peace.
You whoreson dog, Papiols, come! Let's to music!
I have no life save when the swords clash.
But ah! when I see the standards gold, vair, purple, opposing
And the broad fields beneath them turn crimson,
Then howl I my heart nigh mad with rejoicing.

IIIn hot summer have I great rejoicing
When the tempests kill the earth's foul peace,
And the lightnings from black heav'n flash crimson,
And the fierce thunders roar me their music
And the winds shriek through the clouds mad, opposing,
And through all the riven skies God's swords clash.

III
Hell grant soon we hear again the swords clash!
And the shrill neighs of destriers in battle rejoicing,
Spiked breast to spiked breast opposing!
Better one hour's stour than a year's peace
With fat boards, bawds, wine and frail music!
Bah! there's no wine like the blood's crimson!

IV
And I love to see the sun rise blood-crimson.
And I watch his spears through the dark clash
And it fills all my heart with rejoicing
And pries wide my mouth with fast music
When I see him so scorn and defy peace,
His lone might 'gainst all darkness opposing.

V
The man who fears war and squats opposing
My words for stour, hath no blood of crimson
But is fit only to rot in womanish peace
Far from where worth's won and the swords clash
For the death of such sluts I go rejoicing;
Yea, I fill all the air with my music.

VI
Papiols, Papiols, to the music!
There's no sound like to swords swords opposing,
No cry like the battle's rejoicing
When our elbows and swords drip the crimson
And our charges 'gainst "The Leopard's" rush clash.
May God damn for ever all who cry "Peace!"

VII
And let the music of the swords make them crimson!
Hell grant soon we hear again the swords clash!
Hell blot black for always the thought "Peace!"

1 comentario:

HEN dijo...

Forte y poderossísimo poema del gran POUND, aunque más prefiero la traducción del venerable Rolando Costa Picazo. Un abrazo,

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...