Ir al contenido principal

si alguna vez engendra un hijo, abortado sea


Lady Ana


Bájala, baja a tierra tu honorable carga,
si acaso el honor puede ser amortajado en un féretro,
mientras obsequioso me lamento un rato
por la prematura caída del virtuoso Lancaster.
¡Pobre exánime figura de un rey sagrado!
¡Las pálidas cenizas de la casa de Lancaster!
¡Tu vestigio exangüe de aquella sangre real!
Sea lícito que invoque tu espíritu,
para que escuche los lamentos de la pobre Ana,
esposa de Eduardo, tu hijo asesinado,
apuñalado por la misma mano que causó estas heridas.
Mirad, en estas ventanas por donde escapó tu vida
derramo el inútil bálsamo de mis pobres ojos.
Maldita sea la mano que causó estos agujeros mortales.
Maldita sea la sangre que quitó esta sangre de tu vida.
Maldito sea el corazón que tuvo el corazón para hacerlo
Ninguna acción es más terrible que el detestable odio,
que nos hace desdichados por vuestra muerte,
que pueda yo desearle víboras, arañas, sapos,
o cualquier venenoso reptil viviente.
Si alguna vez engendra un hijo, un aborto sea,
un prodigio, prematuramente salido a la luz,
cuyo espantoso y deforme aspecto
atemorice a la ilusionada madre al verlo,
y que heredero sea de su desdicha.
Si alguna vez tiene una esposa, que ella sea más
miserable por la muerte suya
que yo por la de mi pobre señor y la tuya.—
Ven ahora a Chertsey con tu sagrada carga,
traída de San Pablo para ser enterrado allí;
y aun así cuando estés cansado por el peso,
descansa mientras lloro sobre el cuerpo del Rey Enrique.



William Shakespeare, Stratford-upon-Avon 1564-1516
Ricardo III, Acto I, Escena ii.
versión © silvia camerotto
Fuente: The Oxford Shakespeare, The Complete Works, General Editors Stanley Wells and Gary Taylor, Clarendon Press Oxford, Great Britain, 1988.
Imagen: Lawrence Olivier en Ricardo III, 1955.

Lady Anne

Set down, set down your honourable load,
If honour may be shrouded in a hearse,
Whilst I awhile obsequiously lament
The untimely fall of virtuous Lancaster.
Poor key-cold figure of a holy king!
Pale ashes of the house of Lancaster!
Thou bloodless remnant of that royal blood!
Be it lawful that I invocate thy ghost,
To hear the lamentations of Poor Anne,
Wife to thy Edward, to thy slaughter'd son,
Stabb'd by the selfsame hand that made these wounds.
Lo, in these windows that let forth thy life,
I pour the helpless balm of my poor eyes.
Cursed be the hand that made these fatal holes.
Cursed the blood that let this blood from hence.
Cursed be the heart that had the heart to do it.
More direful hap betide that hated wretch,
That makes us wretched by the death of thee,
Than I can wish to adders, spiders, toads,
Or any creeping venom'd thing that lives.
If ever he have child, abortive be it,
Prodigious, and untimely brought to light,
Whose ugly and unnatural aspect
May fright the hopeful mother at the view,
And that be heir to his unhappiness.
If ever he have wife, let her he made
A miserable by the death of him
As I am made by my poor lord and thee.—
Come, now towards Chertsey with your holy load,
Taken from Paul's to be interred there;
And still, as you are weary of the weight,
Rest you, whiles I lament King Henry's corpse.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…