Ir al contenido principal

sueños humanos

El halcón
Jude Nutter
Justicia y piedad
Son sueños humanos

— Robinson Jeffers

El halcón se mantuvo inmóvil. A la vista.
Adentro, el viento. Me detuve, parada en el filo
de un territorio, sobre una empinada
pendiente de grava y matorrales.
El agua debajo y lejos. Escuchaba
el nivel, fuertes corrientes de viento llegaban, regularmente,
desde el norte. Lo agudeza de sus muchas bocas
a través de las piedras desnudas del cabo.
Cuando colapsó sus alas y se desvaneció
entre los matorrales, ese pájaro luego cabalgó el viento
por sí mismo. En sus garras, una compacta oscuridad,
la cola como una hebra suelta— un pequeño cuerpo
en la cúspide del terror. Luego una súbita, brillante
explosión de sangre.
Que perduró en el aire un mínimo instante
Que fue desgarrado en el viento. Una bruma rosada.
Después nada. Su belleza
me sorprendió. Y aquello que quedó.
En contra de las ráfagas constantes del viento
un delgado pájaro, colgando. Su soledad e indiferencia.
El viento amedrentando en la capucha de mi chaqueta.
Alrededor de las rocas, collares de olas como tejidos de vidrio.
La mente buscando el comfort
de la metáfora. Pero por qué hacerlo
menos de lo que es: un cuerpo,
vaciado, luego un corazón diminuto sujetándose fuerte
alrededor de nada.

versión © silvia camerotto
The Falcon
Jude Nutter

Justice and mercy
Are human dreams…
– Robinson Jeffers

The falcon held motionless. At eye level.
Inside the wind. I stood at the edge
of a continent above a steep slope of gravel and scrub.
The water below and beyond. I heard
the level, bright tracks the wind followed in, steadily,
from the north. The keenings of its many mouths
across the bare rocks of the headland.
After it collapsed its wings and vanished
into the scrub, that bird then rode the wind
right back up to where it had been.
As if a shelf had been worn in the air
by its purpose. In its claws, a compact darkness,
a tail like a loose thread – a little body
at the apex of its terror. Then a sudden, brilliant
explosion of blood.
Which held in the air for the briefest moment.
Which was torn away in the wind. A pink mist.
Then nothing. The beauty
of it caught me by surprise. And what was left.
Against the constant shoveling of the wind
a slim bird, hanging. Its solitude and indifference.
The wind panicking in the hood of my jacket.
Around the rocks, collars of surf like spun glass.
The mind searching for the comfort
of metaphor. But why make it something
less than it was: a body,
emptied out, then a tiny heart clamping hard
around nothing.

Comentarios

gabrielaa. dijo…
ah

the heart clamping hard around nothing
sibila dijo…
como dice macedonio, viste, nena. igual. así. nada.
lala dijo…
si? de verdad?
eso de justicia y piedad como sueños humanos? sueños por el estadío irrealizable o como anhelo?
sibila dijo…
vaya, lala.
seremos cínicas como valle inclán: anhelo irrealizable. por supuesto, no es gratis.
gabrielaa. dijo…
el cuerpo en el apex de su propio terror

"the comfort of metaphor" :P
macedonianos dijo…
bereavement is an uncountable noun

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…