Ir al contenido principal

versión I


Allow not nature more than nature needs.
Thou art a lady; man's life's as cheap as beast's.
O, reason not the end.
You heavens, give me patience.
You see me here as full of grief as age.
This heart shall break into a hundred thousand flaws.
The entire world shall have full cause of weeping.
The poorest basest beggar shall be my stain,
but I'll not weep. What such things are,
not water-drops, nor hags, just old superfluous things
in both. The need but true need let not, not you
but them, to think what reason is.
Shall I go mad? O Fool!
I am wretched with noble anger but
do know not the terrors of the earth.
You gods which scarcely keep me warm,
touch me with women's weapons against the father
and be it you that stir my heart.
Fool me not so much to bear it tamely.

King Lear, Act II, Scene IV

O, reason not the need: our basest beggars 260
Are in the poorest thing superfluous.
Allow not nature more than nature needs,
Man's life's as cheap as beast's: thou art a lady;
If only to go warm were gorgeous,
Why, nature needs not what thou gorgeous wear'st,
Which scarcely keeps thee warm. But, for true need, ——
You heavens, give me that patience, patience I need!
You see me here, you gods, a poor old man,
As full of grief as age; wretched in both!
If it be you that stir these daughters' hearts
Against their father, fool me not so much
To bear it tamely; touch me with noble anger,
And let not women's weapons, water-drops,
Stain my man's cheeks! No, you unnatural hags,
I will have such revenges on you both,
That all the world shall ——I will do such things——,
What they are, yet I know not: but they shall be
The terrors of the earth. You think I'll weep
No, I'll not weep:
I have full cause of weeping; but this heart
Shall break into a hundred thousand flaws,
Or ere I'll weep. O Fool, I shall go mad!


¡Oh, no razonéis sobre la necesidad: nuestros más humildes mendigos /Son superficiales aún en la pobreza./No concedáis a la naturaleza más de lo que necesita,/La vida del hombre es tan poca cosa como la de la bestia: vos sois una dama;/Si el esplendor consiste solo en andar abrigado, /Entonces, la naturaleza no necesita de vuestros vestidos esplendorosos,
/Que apenas os brindan un poco de calor. En cuanto a la verdadera necesidad, —/¡Cielos, dadme paciencia, es paciencia lo que necesito!/¡Vosotros, Dioses, me veis aquí, un pobre anciano,/Tan lleno de dolor como de años; desgraciado en ambos!/Si sois vosotros los que agitáis los corazones de estas hijas/En contra de su padre, no me hagáis tan tonto/Como para soportarlo mansamente; tocadme con la noble furia,/¡Y no dejéis que las armas femeninas, las gotas de agua,/Manchen mis mejillas de hombre! No, vosotras arpías desnaturalizadas,/Me vengaré de ambas de tal manera,/Que el mundo entero —sí, haré tales cosas—,/Ignoro aún cuáles son: pero sí serán/El terror de la tierra. Pensáis que lloraré.
No, no lloraré:/Tengo motivos suficientes para hacerlo; pero este corazón/Se romperá en cien mil pedazos, /Antes de llorar. ¡Oh, Bufón, me volveré loco!

versión ©silvia camerotto

Comentarios

gabrielaa. dijo…
Fool me not so much to bear it tamely.
gabrielaa. dijo…
hey
we will NOT go gently
sibila dijo…
we won't
what brought you here?
gabrielaa. dijo…
hmmm can't remember :P
life, I guess

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…