domingo, diciembre 21, 2008

cotidiana


él la llama el sábado a la madrugada.
él —qué hacías?
ella —en la cama, leyendo, pero antes, lustré el bronce de toda mi casa.
él —por?
ella —ansiedad, supongo.
él —yo estoy experimentando con haikus y tankas.
ella se queda en silencio.
él (con entusiasmo)—está bueno!
ella sigue en silencio.
él —estamos hechos mierda,no?

3 comentarios:

meridiana dijo...

estamos muy ansiosos sí y también hechos mierda, no sé el bronce (en mi caso que no tengo)tal vez esas furias aplanadoras con los pisos
y qué leías?

beso

lilián

sibila dijo...

poesía irlandesa y poesía francesa, unos libros que me regalaron, muy bellos...

Griselda Garcia dijo...

son el tipo de "hechos m." queribles, en todo caso!

amelia biagioni. la llovizna

La llovizna Yo, con la vaga frente en la balada y el talón en el musgo de los siglos, yo que inventé el otoño levemente y gri...