miércoles, diciembre 24, 2008

el establo

*
Al llegar la medianoche
y al romper en llanto el Niño,
las cien bestias despertaron
y el establo se hizo vivo.

Y se fueron acercando,
y alargaron hasta el Niño
los cien cuellos anhelantes
como un bosque sacudido.

Bajó un buey su aliento al rostro
y se lo exhaló sin ruido,
y sus ojos fueron tiernos
como llenos de rocío.

Una oveja lo frotaba,
contra su vellón suavísimo,
y las manos le lamían,
en cuclillas, dos cabritos...

Las paredes del establo
se cubrieron sin sentirlo
de faisanes, y de ocas,
y de gallos, y de mirlos.

Los faisanes descendieron
y pasaban sobre el Niño
la gran cola de colores;
y las ocas de anchos picos,

arreglábanle las pajas;
y el enjambre de los mirlos
era un velo palpitante
sobre del recién nacido...

Y la Virgen, entre cuernos
y resuellos blanquecinos,
trastrocada iba y veía
sin poder tomar al Niño.

Y José llegaba riendo
acudir a la sin tino.
Y era como bosque al viento
el establo conmovido...

fuente: gabriela mistral de Ternura, canciones de niños: rondas, canciones de la tierra, estaciones, religiosas, otras canciones de cuna. Madrid,Saturnino Callejas, 1924.
*giotto

1 comentario:

meridiana dijo...

Uy Gabriela, cuántos recuerdos! en mi casa no había casi libros de poesía, excepto uno gordote con toda su obra, tapas duras y papel biblia, una hermosura.
acusé el impacto, me perdí en esas páginas, luego vino Alfonsina y empecé a escribir, tenía 14 años.

la aridez de Gabriela, su melancolía seca, no me la olvido más.

un abrazo

Lilián

ezra pound. de hugh selwyn mauberley

II La época exigía una imagen de su gesto acelerado, algo para el escenario moderno, no, en todo caso, una gracia ática; no...