viernes, enero 30, 2015

dejemos que se ahogue ese cadáver



Psique va al infierno

La piedad que tuve de mí
(sí, dije que la tendría)
la puse en la lámpara que estaba a su lado,
la puse en el jarrón con fresias que iluminaba su escritorio.
Con la piedad que dije que tendría de mí
lo alimentaba
y no lo sabía.
No es buena la piedad, no, no es buena,
no fue buena para ninguno de los dos.
¡Y yo que me creía buena hasta las lágrimas,
generosa hasta el cielo!
Y fui buena y generosa, sí,
para sostener mi propio vacío, cambiándole de nombre
como quien no sabe leer sus sueños.
Ahora, Psique, adelante,
dejemos que se ahogue ese cadáver,
dejemos que pase la muerte, su torrente, una vez más
llevándoselo todo a su paso.

María Julia De Ruschi, Buenos Aires, 1951
en 200 años de Poesía argentina, 2010
imagen de Elizabeth Chapman en Elizabeth Chapman

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...