miércoles, noviembre 05, 2014

el largo pacto de la especie



El patio

a mis hermanos

Lo que ya no existe: plantas acogedoras, guarida para la desmesura
  de lo que nunca iba  a morir.
Lo que existe: otras plantas con misión idéntica. El largo pacto de
  la especia: se planta para otro.
Lo que ya no existe: el arrebato de los hermanos, juegos, peleas,
  adivinanzas, para que todo creciera entre nosotros.
Lo que existe: nuevo bullicio con el mismo impulso, como si supiera
  también él, que su esplendor está hecho de pequeños sobresaltos.
Lo que ya no existe: un dibujo en la pared que la humedad del cantero
  se encargó de mejorar.
Lo que existe: la humedad del cantero mejorando otros dibujos.

El largo pacto de la especie sirve de explicación,
no de consuelo: la muerte (que sucede de a poco)
sigue afligiendo a pesar de su frecuencia;
y sin embargo, si existiera la resurrección,
¿quién quisiera resucitar sin condiciones?

Lo que existe, lo que ya no existe:
dos formas de contar lo que nos pasa.
Atributos de un remoto cuidado
que provocan una desolación de la fisiología;
porque ese patio existe,
lo que ya no existe soy yo.

Santiago Sylvester, Salta 1942
Imagen de Susan Stefanski, en Paintings by Susan Stefanski

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...