Ir al contenido principal

despojados de ropas que aparentan




El Trance

A veces, separados al dormir, de improviso,
te alejas de mis brazos, sola,
hacia el caos de tu trance individual.
Mis ojos miran a través de tu frente, a través del hueso,
y  veo dónde al dormir la angustia dividió
su camino, que se nota: en tus labios
y que en tus manos y en tu sueño se pierde.

Nerviosa, te das vuelta y empujas
esas palabras tímidas contra mi oído
qué retumban en mi corazón como piedras.
‘Piedad’, ruegas, después ‘¿Quién es capaz de consagrar?’
preguntas . ‘Me persigue el Tiempo’, te lamentas.

Observo  ese precipicio de miedo
donde caminas, desnuda en desnuda angustia.
Comprometidos a ese cuidado profundo 
debajo del estado salvaje de nuestra carne
y  temblando el terror de nuestro sueño,
donde la agonía sin máscara es permitida.

Nuestros cuerpos, despojados de ropas que simulan,
y nuestras almas, despojadas del tejido de la belleza,
sus encantos burlados, encuentran su verdadero yo.
Este trance puro es el oráculo
que no habla otro idioma que el del corazón.

Nuestro ángel se encuentra con nuestro demonio,
en la atroz oscuridad no se separan
sino que cada uno perdona y da la bienvenida,
y sus mutuos temores son sanados
en el milagro de nuestra unión.

Stephen Spender, Kensington, 1909- City of Westminster, 1995
Versión © Silvia Camerotto
imagen de Winston Chmielinski, en athenna

The Trance

Sometimes, apart in sleep, by chance,
You fall out of my arms, alone,
Into the chaos of your separate trance.
My eyes gaze through your forehead, through the bone,
And see where in your sleep distress has torn
Its path, which on your lips is shown
And on your hands and in your dream forlorn.

Restless, you turn to me and press
Those timid words against my ear
Which thunder at my heart like stones.
'Mercy,' you plead, then 'Who can bless?'
You ask. 'I am pursued by Time,' you moan.

I watch that precipice of fear
You tread, naked in naked distress.
To that deep care we are committed
Beneath the wildness of our flesh
And shuddering horror of our dream,
Where unmasked agony is permitted.

Our bodies, stripped of clothes that seem,
And our souls, stripped of beauty's mesh,
Meet their true selves, their charms outwitted.
This pure trance is the oracle
That speaks no language but the heart.

Our angel with our devil meets
In the atrocious dark nor do they part
But each forgives and greets,
And their mutual terrors heal
Within our married miracle. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…