lunes, enero 16, 2012

un cuerpo, un mueble, las personas que miran



**
Fue una fiesta

Es difícil escribir un paraíso cuando todas las indicaciones superficiales
 hacen pensar que debe escribirse el Apocalipsis. Ezra Pound

Ya no.
Despreocuparse
en medio de plena guerra, cuando
todo era diversión, y pasión,
y era guerra.
Entretenidas anécdotas entre Picasso y 
sus mujeres: Gertrude Stein
manejando una camioneta de la 
Cruz Roja Internacional, en el paisaje
del frente.
Éluard haciendo el amor en medio de
la guerra: "¿Qué íbamos a hacer?"
Ya no. El amor ahora apenas
sostiene,
apenas descubre,
salva,
corrobora conclusiones, situaciones
tontas.

**
La risa

Sabe reír. En medio
del dolor se ríe
y juega.
En medio del dolor
habla claro,
cuanta que todo es simple y claro:
un cuerpo, un mueble, las personas
que miran, hacen,
juegan;
asusta
su buen humor
para todo, su fastidio
por la ambigüedad.
Sabe reír:
"Nunca hubo ninguna cosa buena (el
sol, la gente) que 
no estuviese compensada
con el dolor,
y al revés,
por qué no al revés, dice.

Para Hebe Uhart

**
Mutatis Mutandis

Por favor no sufran más,
me cansa, 
dejen de respirar así
como si no hubiera aire
dejen el lodo, el impermeable,
y el vocabulario,
me cansa,
la mujer 
deje de tener pérdida    ese chorro sufriente,
los padres dejen el oficio de morir,
el daiquiri o el arpón
en el anca, y aquel perfume matinal,
la Malasia,
y al Cristo
solo como un perro,
y al amor como
un fuego fatuo,
y a la muerte,
déjenla en paz,
me cansa
(¿algo ha muerto en mí?;
tanto mejor).
Así que,
valerosos,
amantes,
antiguos, 
huérfanos maternales que acurrucaron
al mundo
después
de la guerra,
dejen el rictus,
oigan
y despídanse, por una vez,
sin grandeza.

Irene Gruss, Buenos Aires, 1950
de El Mundo Incompleto, en Mitad de la Verdad, Obra Poética reunida 1982-2007, Bajo la Luna Poesía, Buenos Aires, 2008
imagen de Annik Bouvattier

1 comentario:

irene gruss dijo...

Infinitas gracias, seora. Mi abrazo, Irene

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...