Ir al contenido principal

como un hombre es capaz



Las necesidades de un hombre

I
Ámame, cariño, con todo lo que eres,
sentir, pensamiento, percepción;
ámame en mi parte más banal,
ámame tal como soy.

II
Ámame con tu osada juventud
en su franca sumisión;
con la promesa de tu boca,
con su tierno silencio.

III
Ámame con tus ojos azules,
hechos para una entrega devota;
¿puede la verdad celestial ser defectuosa
si lleva los colores del cielo?

IV
Ámame con tus párpados cayendo
como la nieve al encontrarse por primera vez;
ámame con tu corazón, que todos
los vecinos así oyen latir.

V
Ámame con tu mano extendida
libremente —desprejuiciada:
ámame con tu pie vagabundo,—
oyendo uno rezagado.

VI
Ámame con tu voz, convirtiéndose
en débil sonido sobre mí;
ámame con el rubor que arde
cuando susurro: ¡Ámame!

VII
Ámame con tu alma pensante,
rómpela para suspirar por amor;
ámame con tus pensamientos siguiendo
el curso de la vida— la muerte.

VIII
Ámame con tus bellas maneras;
cuando el mundo te haya coronado;
ámame, arrodillada cuando rezas,
con los ángeles a  tu alrededor.

IX
Ámame pura, como lo hacen los que reflexionan,
a la sombra de los bosques:
ámame con alegría, espontánea  y sincera
como una dama encantadora.

X
A través de todas las esperanzas que nos mantienen valientes,
lejos o cerca,
ámame por la casa y la tumba,
y por algo más elevado.

XI
Así, me demostrarías, Amada,
que el amor de una mujer no es un cuento.
Yo te amaré —medio año—
como un hombre es capaz.


Elizabeth Barrett Browning, Kelloe, Durham, 1806- Florencia, 1861
en The love poems of Elizabeth and Robert Browning, Barnes and Noble Books, New York, 1994
Versión  © Silvia Camerotto
imagen de Vladimir Clavijo – Telepnev© – Russian Serie, en Uno de los nuestros

A Man's Requirements

I
Love me, Sweet, with all thou art,
   Feeling, thinking, seeing;
Love me in the lightest part,
   Love me in full being.

II
Love me with thine open youth
   In its frank surrender;
With the vowing of thy mouth,
   With its silence tender.

III
Love me with thine azure eyes,
   Made for earnest granting;
Taking colour from the skies,
   Can Heaven’s truth be wanting?

IV
Love me with their lids, that fall
   Snow-like at first meeting;
Love me with thine heart, that all
   Neighbours then see beating.

V
Love me with thine hand stretched out
   Freely—open-minded:
Love me with thy loitering foot,—
   Hearing one behind it.

VI
Love me with thy voice, that turns
   Sudden faint above me;
Love me with thy blush that burns
   When I murmur Love me!

VII
Love me with thy thinking soul,
   Break it to love-sighing;
Love me with thy thoughts roll
   On through living—dying.

VIII
Love me when in thy gorgeous airs,
   When the world has crowned thee;
Love me, kneeling at thy prayers,
   With the angels round thee.

IX
Love me pure, as musers do,
   Up the woodlands shady:
Love me gaily, fast and true
   As a winsome lady.

X
Through all hopes that keep us brave,
   Farther off or nigher,
Love me for the house and grave,
   And for something higher.

XI
Thus, if thou wilt prove me, Dear,
   Woman’s love no fable.
I will love thee—half a year—
   As a man is able.

Comentarios

EMMAGUNST dijo…
La única persona en el mundo que me dijo: "Te amo como sos" es mi hija, y viceversa.

Qué lindo poema Silvia!

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…