Ir al contenido principal

las ovejas me miran fijamente


Lucina* brillando en el silencio de la noche


Luna brillando en el silencio de la noche
el cielo colmado de estrellas
yo leía mi libro en unas ruinas
bajo la pobre luz de una vela, sin carne asada o música
o bebida fuerte o protección contra el viento que soplaba
por la ventana entreabierta, y sentí
la luz de la luna sobre mi cabeza, despejada
después de tres días de lluvia.

Me bañé en agua helada; de color naranja, corriendo por el pantano
sumergida entre el berro
los murciélagos revoloteaban por mi cuarto, donde dormía a salvo.
Cuando desperté, las ovejas me miraban fijamente.

Oleadas de oscuridad, detrás de mí, la plaga
de ratones, plaga de escarbajos
saliendo arrastrados del lomo de los libros,
plaga ensombreciendo pálidas caras con arcilla
el mal de la luna extraviada.

Me relajé en el desierto, sorprendida
como las bestias de los mosaicos del piso de la capilla
cuando Cromwell* se marchó,  y a través
del agujero en el techo vieron el cielo agrandarse.

Los perros pastores me rodearon; regresó el saltamontes
con la alondra y la abeja*.


Eiléan Ní Chuilleanáin, Cork, 1942
Versión © Silvia Camerotto
En Selected Poems, Eilán Ní Chuilleanáin, The Gallery Press, Loughcrew, 2008.
Imagen: Giovanni Lanfranco, Norandino y Lucina descubiertos por el Ogro



Lucina Schynning in Silence of the Nicht

Moon shining in silence of the night
The heaven being all full of stars
I was reading my book in a ruin
By a sour candle, without roast meat or music
Strong drink or a shield from the air
Blowing in the crazed window, and I felt
Moonlight on my head, clear after three days’ rain.

I washed in cold water; it was orange, channelled down bogs
Dipped between cresses.
The bats flew through my room where I slept safely.
Sheep stared at me when I woke.

Behind me the waves of darkness lay, the plague
Of mice, plague of beetles
Crawling out of the spines of books,
Plague shadowing pale faces with clay
The disease of the moon gone astray.

In the desert I relaxed, amazed
As the mosaic beasts on the chapel floor
When Cromwell had departed, and they saw
The sky growing through the hole in the roof.

Sheepdogs embraced me; the grasshopper
Returned with lark and bee.
I looked down between hedges of high thorn and saw
The hare, absorbed, sitting still
In the middle of the track; I heard
Again the chirp of the stream running.


Notas
*LUCINA schynnyng in silence of the nicht, /The hevin being all full of sternis bricht, /To bed I went, bot thair I tuke no rest [ …] Cita del poeta escocés, William Dunbar (1460-1520). En el poema The birth of Antichrist, Dunbar inicia el tema de las aventuras de John Damian, alquimista, favorito de James IV. Se cuenta que, en 1507, Damian subió a la almena de Stirling Castle, provisto de enormes alas hechas con plumas de gallinas, con intención de volar a Francia. Su experimento falló y terminó con una pierna rota. El alquimista adujo que ello se debía a que las gallinas no vuelan.
A partir del poema de Dunbar, John Leslie incluyó la historia de Damian en The History of Scotland. Lucina es la personificación de la luna.
(The poems of William Dunbar, Late John Small, William Blackwood and Sons, Edinburgh London,1893).
**Oliver Cromwell, Huntingdon, 1599 - Londres, 1658. Político y militar inglés, lideró la invasión parlamentaria a Irlanda (1649-1650), por la que se lo acusa de cometer las mayores atrocidades.
***Cita de ‘Young Travellers’, poema escrito por Edmund Charles Blunden (1896- 1974), perteneciente al libro The face of England: in a series of occasional sketches, Lightning Source Inc., 2006. Blunden escribió acerca de sus experiencias durante la Primera Guerra Mundial. En 1951, fue nombrado Comandante de la Orden del Imperio Británico. En 1956, recibió la Queen's Gold Medal for Poetry. En 1963, fue nombrado miembro honorario de la Academia Japonesa. El 11 de noviembre, Blunden fue incluido entre los 16 poetas en una placa conmemorativa en la Esquina de los Poetas en la Abadía de Westminster.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…