lunes, abril 12, 2010

el último subsidio


Pequeño reloj de pulsera negro

Fue cuando el médico dijo:
"está muriéndose"
que me compré un pequeño reloj
para medir el tiempo de su agonía.

Todavía lo uso.
Ahora para medir
mi tiempo sin padre.

Transeúnte que me detienes en la calle
y apresuradamente me preguntas la hora,
¡no puedes saber para qué cosas
sirve este reloj!

de A capella, 1991
en Una antología de la poesía argentina (1970-2008), Selección, prólogo y notas: Jorge Fondebrider, Editoria Lom, Santiago de Chile, 2008

El invierno llegó

El invierno llegó
como llegan todas las estaciones.
Con el invierno
el último subsidio.

Mis vecinos esperan
aparecer en las listas.

Los que ya aparecieron
compran muebles
minicomponentes
celulares
y zapatillas que brillan como diamantes.

¿Yo?
Observo. Observo.
fijo mi mirada en las plantas:
después de la inundación
-confundidas-
algunas intentan florecer.

¿Y yo?
Hago una urdimbre secreta
de las pérdidas y las ganancias.
El dinero no figura
ni en un caso ni en otro.

en Poetas argentinas, (1940-1960),Selección y prólogo de Irene Gruss, Ediciones del Dock, Buenos Aires, 2006

Estela Figueroa, Santa Fe, 1946
imagen: Faustino Franco Ramos, El dolor de la inundación

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...