Ir al contenido principal

elizabeth bishop. durmiendo de pie



Durmiendo de pie

Cuando nos acostamos a dormir el mundo desaparece a medias
en sucesivos grados de oscuridad;
el buró queda en la Pared
y los pensamientos que declinaron durante el día
crecen mientras otros caen,
se levantan y forman un bosque de tupidos árboles.

Los coches blindados de los sueños, ideados para hacer
tantas cosas peligrosas,
resuenan en el límite
camuflados, y listos para atravesar
las oleadas más rápidas, o para llegar a un arrecife
 de pizarras derruidas, mientras que las láminas y superficies se unen.

-A través de las rajaduras de las torretas vimos las migas o piedras tendidas
debajo de los bordes afirmados
al suelo del bosque,
como los niños inteligentes adoptados por un día
y acompañados hasta su puerta
   una noche, al menos; y en los  horribles tanques

los seguimos toda la noche. A veces desaparecían,
disolviéndose en el musgo,
a veces íbamos demasiado rápido
y hacíamos que encallaran. Tan torpemente navegamos
  hasta que la noche pasó
   y nunca descubrimos dónde estaba la casa.

Elizabeth Bishop, Worcester, 1911- Boston, 1979
En Elizabeth Bishop, Complete Poems, Chatto& Windus, London, 2004
Versión © Silvia Camerotto
imagen de Catrin Welz-Stein

Sleeping Standing Up

As we lie down to sleep the world turns half away
            through dark degrees;
              the bureau lies on the Wall
and thoughts that were recumbent in the day
            rise as the other fall,
  stand up and make a forest of thick-set trees.

The armored cars of dreams, contrived to let us do
            so many a dangerous thing,
                 are chugging at its edge
all camouflaged, and ready to go through
            the swiftest streams, or up a ledge
   of crumbling shale, while plates and trappings ring.

-Through turret-slits we saw the crumbs or pebbles that lay
            below the riveted flanks
              on the green forest floor,
like those the clever children placed by day
            and followed to their door
  one night, at least; and in the ugly tanks

we tracked them all the night. Sometimes they disappeared,
            dissolving in the moss,
              sometimes we went too fast
and ground them underneath. How stupidly we steered
 until the night was past
  and never found out where the cottage was.




Comentarios

Angel Faretta dijo…
Excelente poeta, excelente versión.

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…