lunes, julio 25, 2016

irma cuña. cuando se habla de tardes y de noches



















V

Cuando se habla de tardes y de noches

     como si un ser pudiera descubrirlas;
cuando alguna tormenta entre dos luces
robó al sol el diluvio de los pólenes;
cuando viene la seda silenciosa y nos adormecemos de tristeza
nace un desconocido
un impensado.
Oh rostro de clarores. Oh traslúcido.

Y abre la piel su lluvia de latidos

y el árbol desenvuélvese hacia el aire.
Mariposas azules estremécense como si fueran apenas fueran.
De los cielos 
oh rostro de mi hermano en el olvido.

Se entrecierran mañana para tu ansia, ácida copa.

Se dispersan las alas en estrella.
Desátanse canciones 
y la cinta resbala como un brazo.

Todo ocurre a tu rostro. Irrepetido.

Y si golpeo nombres agotados
jugosos otra vez para tu nombre,
y si despierto viejas procesiones y visto los altares en penumbra,
si acorralo a las fieras en la arena y descuido el narciso junto al agua
es a causa del rostro que me anuncias, hermano inconcebible.

En esas tarde que no son nadie,

después del desgarrón de los relámpagos
y cerca de una mano solitaria que no quiso dormirse,
traspasada. 

De El riesgo y el olvido, 1962


Irma Cuña, Neuquén, 1932-2004

en Pasajera del viento, Antología poética, Selección y prólogo de Irene Gruss
imagen de Zoe Viles

No hay comentarios.:

ignacio di tullio. el sudor de mi padre y otro

*** El sudor de mi padre Cuando yo tenía cuatro años todas las mañanas después del ejercicio mi padre dejaba a secar su ropa en un pe...