miércoles, diciembre 30, 2015

carina sedevich. klimt



***
Mi tía, siempre pobre,
la que hacía grabados
en los muebles,
la que pintaba,
la que cosía libros,
quería ver llegar 
el fin del mundo.

Mi tía, siempre sola,

la que ya no comía,
la que dormía
debajo de la cama
como un indio,
sólo quiso
ver el apocalipsis.

Mi noble tía,

ajada y seca
como el corazón
de una  nuez vieja,
hubiera muerto
mejor
sin su deseo.

Carina Sedevich, Santa Fe, 1972

de Klimt, Club Hem Editores, La Plata, 2016
imagen de Pablo Picasso, Mujer melancólica

No hay comentarios.:

jonio gonzález. en la casa fortuita

En la casa fortuita se reciben noticias desde los posos del té se espera a que el hartazgo se duerma en la lengua se es un sirvient...