Ir al contenido principal

gillian clarke. frontera





Frontera

Se desmorona
donde la tierra olvida su nombre
y soy extranjera en mi propio país.
Páramo, pastura, sembradíos
arrancados de la colina
cercana a una granja quebrada

La exactitud de la palabra
se escapa de las lenguas de los niños.
Los santos se desvanecen en las parroquias.
Los campos se mezclan entre la marca
de cerco y la nueva carretera.
La historia se olvida a de sí misma.

En el garaje son educados.
“Lo sentimos, querida, nada de Galés”.
En la tienda me sopapean
con un duro “¿Qué?”
Vinieron por la belleza
pero no pudieron escucharla decir.

Gillian Clarke, Cardiff, 1937
En Modern Women Poets, compilado por Deryn Rees-Jones, Companion Anthology, Bloodaxe Books, Northumberland, 2005
Versión ©Silvia Camerotto



Traducción

después de traducir del galés, en especial, una novela de Kate Roberts

Tu mano en la mano de ella —nunca has estado
tan cerca de una mujer desde que la belleza de tu madre
en la puerta de la escuela te quitó el aliento,
desde que tu mejor amiga y vos se tomaron las manos pegajosas y calientes,
desde que vos, colegiala huésped en la casa de un minero,
dos arriba y dos abajo, demasiado pequeña para habitaciones
o camas de huéspedes, compartidas con dos hermanas,
riendo en la oscuridad, corazones calientes por charlas sobre chicos.

Extiendes el texto. Ella te alcanza una fruta.
La  rompes, comes, sabés exactamente cómo
sostener su peso de terciopelo, cómo morder, saborear
hasta el último trozo dorado. Pero estás perdida por las palabras,
no puedes pensar en eirin en inglés — está en la punta de  —
Pero el gato te comió la lengua, lamiendo jugo de durazno
de tu mano con su áspera langue de chat,
tafod cath, la aspereza de la pérdida.

1998

Gillian Clarke, Cardiff, 1937
En Modern Women Poets, compilado por Deryn Rees-Jones, Companion Anthology, Bloodaxe Books, Northumberland, 2005
Versión ©Silvia Camerotto

Border

It crumbles
where the land forgets its name
and I’m foreign in my own country.
Fallow, pasture, ploughland
ripped from the hill
beside a broken farm.

The word’s exactness
slips from children’s tongues.
Saints fade in the parishes.
Fields blur between the scar
of hedgerow and new road.
History forgets itself.

At the garage they’re polite
“Sorry love, no Welsh.”
At the shop I am slapped
by her hard “What!”
They came for the beauty
but could not hear it speak.

Translation

after translating from Welsh, particularly a novel by Kate Roberts

Your hand on her hand –you've never been
this close to a woman since your mother's beauty
at the school gate took your breath away,
since you held hot sticky hands with your best friend,
since you, schoolgirl guest in a miner's house,
two up, two down, too small for guest rooms
or guest beds, shared with two sisters,
giggling in the dark, hearts hot with boy-talk.

You spread the script. She hands you a fruit.
You break it, eat, know exactly how
to hold its velvet weight, to bite, to taste it
to the last gold shred. But you're lost for words,
can't think of the English for eirin - it's on the tip of your -
But the cat ate your tongue, licking peach juice
from your palm with its rough langue de chat
tafod cath, the rasp of loss.

1998

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…