Ir al contenido principal

o quam te memoren virgo





La figlia che piange

O quam te memorem virgo

Párate en el descanso más alto de la escalera—
Descansa en una urna de jardín—
Teje, teje la luz del sol en tu cabello—
Estrecha las flores contra ti con dolorosa sorpresa—
Arrójalas al suelo y voltéate
Con un resentimiento fugaz en tu mirada:
Pero, teje, teje la luz del sol en tu cabello.

Entonces hubiera hecho que él se fuera
Entonces la hubiera dejado a ella parada y llorando,
Entonces él se habría ido
Como el alma abandona el cuerpo desgarrado y herido,
Como la mente abandona el cuerpo que ha usado.
Debo encontrar
Algún modo de incomparable luz y destreza,
Algún modo que ambos comprendiéramos,
Sencillo e incrédulo como una sonrisa y apretón de manos.

Ella se fue, pero el clima otoñal
Avivó mi imaginación durante muchos días,
Muchos días y muchas horas:
Su pelo sobre sus brazos y sus brazos llenos de flores.
Y me digo ¡ellos deberían permanecer juntos!
Yo debería haber abandonado el gesto y la pose.
A veces, estas cavilaciones todavía sorprenden
La ardua medianoche y el reposo del mediodía.

1916
T. S. Eliot, St. Louis, 1888 - Londres, 1965
Versión ©Silvia Camerotto
imagen de © Merry-Joseph Blondel, Venus curando a Eneas


La Figlia che Piange

O quam te memorem virgo
Stand on the highest pavement of the stair—          
Lean on a garden urn—        
Weave, weave the sunlight in your hair—    
Clasp your flowers to you with a pained surprise—
Fling them to the ground and turn        
With a fugitive resentment in your eyes:      
But weave, weave the sunlight in your hair.

So I would have had him leave,        
So I would have had her stand and grieve,  
So he would have left        
As the soul leaves the body torn and bruised,          
As the mind deserts the body it has used.     
I should find   
Some way incomparably light and deft,       
Some way we both should understand,                
Simple and faithless as a smile and shake of the hand.       

She turned away, but with the autumn weather      
Compelled my imagination many days,       
Many days and many hours: 
Her hair over her arms and her arms full of flowers.
And I wonder how they should have been together!
I should have lost a gesture and a pose.      
Sometimes these cogitations still amaze      
The troubled midnight and the noon's repose.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…