Ir al contenido principal

conocí a una camarera



Pensamientos de furgón de cola

Todo va a salir bien, ¿sabes?
El sol, los pájaros, la hierba —ellos saben.
Se las arreglan y nosotros nos arreglaremos.

Algunos días serán lluviosos y te sentarás a esperar
y la carta que esperas no vendrá,
y me sentaré, mirando el cielo precipitándose gris y más gris
y la carta que espero no vendrá.

Habrá ac-ci-dentes.
Sé que los ac-ci-dentes se acercan.
choques violentos, señales equivocadas, derrumbes, caballetes podridos,
Rojo y amarillo ac-ci-dentes.
Pero de algún modo y en algún lugar al final de la camino
el tren se une otra vez
y el furgón de cola y las luces verdes traseras
se inclinan hacia el lado correspondiente como una nueva esperanza pura.

Nunca oí a un ruiseñor en Kentucky
derramar su corazón en la mañana.

Nunca vi nieve en Chimborazo.
Es un gran sombrero mexicano blanco, me dijeron.

Nunca cené con Abe Lincoln.
ni compartí un plato de sopa con Jim Hill.

Pero he estado por allí.
Conozco a algunos muchachos aquí que pueden avanzar un poco.
Conozco chicas buenas para estimular en cualquier momento.

Oí  a Williams y Walker
antes de que Walker muriera en el manicomio.

Conocí a un músico que tocaba la mandolina
trabajaba en una barbería en un pueblo de Indiana,
Y él pensaba que tenía un millón de dólares.

Conocí a una camarera de hotel en Des Moines.
Ella me deseaba, yo la vi y me dije:
el sol sale y se pone en sus ojos.
Yo era su prometido y su corazón palpitaba.
Ganamos el dinero de un concurso de vals en un
          baile de Hermandad.
Ella me deseaba; era segura como el puente sobre el
           Mississippi en Burlington, me casé con ella.

El verano pasado partimos al oeste.
Pike’s Peak es una vieja piedra, créeme.
Está cerrada, algo con lo que puedes contar.

Todo va a salir bien, ¿sabes?
El sol, los pájaros, la hierba —ellos saben.
Se las arreglan y nosotros nos arreglaremos.

Carl Sandburg, Galesburg, 1878- Flat Rock, 1967
De Cornhuskers, 1918
Versión © Silvia Camerotto
imagen de Jack Vettriano © , en Uno de los nuestros

Caboose Thoughts

It's going to come out all right—do you know?
The sun, the birds, the grass—they know.
They get along—and we’ll get along.

Some days will be rainy and you will sit waiting
And the letter you wait for won’t come,
And I will sit watching the sky tear off gray and gray
And the letter I wait for won’t come.

There will be ac-ci-dents.
I know ac-ci-dents are coming.
Smash-ups, signals wrong, washouts, trestles rotten,
Red and yellow ac-ci-dents.
But somehow and somewhere the end of the run
The train gets put together again
And the caboose and the green tail lights
Fade down the right of way like a new white hope.

I never heard a mockingbird in Kentucky
Spilling its heart in the morning.

I never saw the snow on Chimborazo.
It’s a high white Mexican hat, I hear.

I never had supper with Abe Lincoln.
Nor a dish of soup with Jim Hill.

But I’ve been around.
I know some of the boys here who can go a little.
I know girls good for a burst of speed any time.

I heard Williams and Walker
Before Walker died in the bughouse.

I knew a mandolin player
Working in a barber shop in an Indiana town,
And he thought he had a million dollars.

I knew a hotel girl in Des Moines.
She had eyes; I saw her and said to myself
The sun rises and the sun sets in her eyes.
I was her steady and her heart went pit-a-pat.
We took away the money for a prize waltz at a
          Brotherhood dance.
She had eyes; she was safe as the bridge over the
          Mississippi at Burlington; I married her.

Last summer we took the cushions going west.
Pike’s Peak is a big old stone, believe me.
It’s fastened down; something you can count on.

It’s going to come out all right—do you know?
The sun, the birds, the grass—they know.
They get along—and we’ll get along.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…