sábado, julio 24, 2010

gruss, gruss, gruss


El tiempo que demoras en terminar cada cosa
igual al de las cosas a medio hacer.
Nada perturba:
ni la conciencia ni la ensoñación de ver algo
hecho y cerrado.
A modo de hilván y a medias todo.
Que un límite no cierre lo que no quieres cerrar: parece más vivo
lo inacabado. Allí el vestido sin doblar,
allí los hijos, idos; así un final, como un principio, entremezclado y sucio
de arena del reloj.
Así irresuelta, desparramado un eco,
la brasa sin atizar.

Irene Gruss, Buenos Aires, 1950
Inédito
imagen: Francisco Cruz de Castro, Reloj de arena

1 comentario:

Liliana dijo...

"parece más vivo lo inacabado"

buenísimo!Gracias

saludos

susan thénon. de distancias

37 un mal se apaga solo si otro mal crece una lluvia seca hiere el sol      la memoria no alcanza         entre dormidas piernas un...