martes, julio 17, 2007

dedicatoria XV

esta boca se enjuaga
los indicios de la iguana.

17 comentarios:

tomás dijo...

Es un problema, porque cuando comento algo me gusta leerlo y releerlo. Aquí, el texto se vuelve eco rápidamente... y yo que desconfío tanto de mi y de lo que he leído... ¿cómo hago ahora? Algo sobre una plaza y el sentido genuino de querer irrumpir en una de esas soledades imaculadas que sólo se construyen habiendo vivido solo. La idea de soledad, de sed y de plaza. De alguna manera, S., en mi cabeza todo aquello es parte de un mismo campo semántico; créame cuando le digo que lo he sentido muy próximo. Una de esas imágenes que infunden ganas de callar, esperar al otro y luego sonreír, porque uno entiende, aunque entienda que nunca podrá hacerse una idea, y que decirlo sonaría hipócrita. Por suerte hoy puedo escribirlo.

silvia camerotto dijo...

escribir es decir, tomás. gracias. sé que usted comprende.
feliz día. sé qué, seguramente, es amigo de alguien.

tomás dijo...

Suyo, si me permite. Hoy cuando salga, me voy a poner un buzo. No sé, se lo comento, por si le interesa, ¿vio?

silvia camerotto dijo...

sí, amigo. abríguese. podría usted enfermarse.

Javier Galarza dijo...

pequeñas sincronías simbolistas: una tirada de monedas,los dados de mallarme, revelando una secreta interconexión entre el azar y la muerte: no alcanza para vivir.

Carito dijo...

Ya veo por dónde viene. Veo.

silvia camerotto dijo...

las monedas fueron después de la muerte, j.g. nadie lo salvó.

silvia camerotto dijo...

por la sed. siempre.

Javier Galarza dijo...

a eso me refería sibila, justamente. quien pudiera hacer sin más su morada en el poema? eso le dije: no alcanza para vivir ni para salvar. aunque usted le robe una porción a la eternidad con las bellas líneas que le dedica.

Carito dijo...

los salmones nadan contra la corriente.
Los dorados también?
no sabía.

meridiana dijo...

muy bueno eso de callar que dice Tomás, palabras que convocan un enorme silencio porque te llevan a
un lugar de espejos en galería.
y también con J.G., no alcanza para vivir, quien pudiera no, hacer su morada en el poema?
queda el lazo, un sonido para mañana, mas allá de nosotros, pulsos en la línea, el desvelo de algún ojo, papeles, papeles.


Lilián

silvia camerotto dijo...

yo tampoco. pero mi amigo linqueño sabe. le creo. sé que está.

silvia camerotto dijo...

vaya. sí, papeles, lilián y silencios.

Carito dijo...

Sepa amiga que vengo 100% en son de paz. digo por si quedaban dudas.

silvia camerotto dijo...

ninguna duda. vio qué lindo lo que dicen los amigos, a veces.

silvia camerotto dijo...

carito, amiga: puede usted dejar de perseguirse? si no no le paso los datitos que me pidió anoche...je

Carito dijo...

Sib: No persigo. Me preservo y a Ud. un poquito también.
Vamos por el baile!