viernes, diciembre 16, 2016

william faulkner. sobre el borde del mundo



XXVIII

Sobre el borde del mundo, arrastrando a un suave noviembre
que reacio, los sigue, arrastrando a las lunas del frío:
¿qué recuerdan, al despertar, sus voces solitarias
en este polvo, antes de que fuese carne? ¿Qué antiguo e inquieto

sueño, dormido un milenio sin sobresalto,
despierta mi sangre a este punzante malestar? ¿Qué corno
les convoca? ¿He sido libre alguna vez? ¿He recorrido
sus cielos indómitos y solitarios antes de nacer?

La mano que moldeó mi cuerpo, que me dio la visión,
me hizo esclavo de la arcilla, a cambio de un sueldo de aliento.
Seguid, seguid, oh indómitos y solitarios: sean para mí las burlas,
y vengan después el esplendor y la velocidad, la limpieza de la muerte.

Sobre el borde del mundo, desde algún espléndido mediodía,
persiguiendo, y no en vano, algún alto deseo,
llenan y vacían la luna roja, agonizante,
y cruzan de nuevo, entre lágrimas, el borde del mundo.


William Faulkner, Albany, 1897- Oxford, 1962
en Poesía reunida , William Faulkner, Bartebly Editores, Traducción y prólogo de Eduardo Moga y Daniel C. Richardson, Madrid, 2008 
imagen de Bob Hunt

No hay comentarios.:

emily dickinson. me digo que la tierra es breve

*** Me digo que la tierra es breve, y la angustia absoluta. Que hay demasiado mal; ¿pero qué? Me digo que podríamos morir; que la m...