Ir al contenido principal

yo no podría


no puedo vivir contigo

No puedo vivir contigo,
eso sería vida,
y la vida está allí
detrás del estante

El sacristán guarda la llave,
custodiando
nuestra vida, su porcelana,
como una taza

desechada por el ama de casa
extraña o quebrantada
una nueva Sèvres convendría,
las viejas se agrietan.

No podría morir contigo,
porque uno debe esperar
para cerrar la mirada del otro,—
tú no podrías.

¿Y podría yo esperar
a ver cómo te congelas,
sin el derecho propio a congelarme,
el privilegio de la muerte?

Tampoco podría resucitar contigo
porque tu rostro
extinguiría el de Cristo,
ésa nueva gracia

Brillo simple y extraño
en mi ojo con nostalgia del hogar,
a menos que tú, que él
brillaran cercanos.

Nos juzgarán —¿cómo?
Porque tú serviste al Cielo, tú sabes,
o lo intentaste;
yo no podría,

Porque tú saturaste la visión,
y yo no tuve más ojos
para una sórdida excelencia
como la del Paraíso.

Y si tú estuvieras condenado, también yo lo estaría,
aunque mi nombre
sonara más alto
en la fama celestial.

Y si tú fueras salvado,
y yo fuera condenada
donde tú no,
ese sería el infierno para mí.

Entonces debemos separarnos,
tú allí, yo acá,
solo con la puerta entreabierta
que son los océanos,
y la oración,
y ese blanco sustento,
¡Desesperación!

Emily Dickinson, Amherst, Massachusetts, 1830 - 1886
versión © silvia camerotto
de Emily Dickinson, Collected poems, Barnes & Noble, 1993
imagen: August Macke, A couple in the forest, en August Macke, The Complete Works

I cannot live with You

I cannot live with you,
It would be life,
And Life is over there
Behind the shelf

The sexton keeps the key to,
Putting up
Our Life, his porcelain,
Like a cup

Discarded of the housewife,
Quaint or broken;
A newer Sèvres pleases,
Old ones crack.

I could not die with you,
For one must wait
To shut the other's gaze down, –
You could not.

And I, could I stand by
And see you freeze,
Without my right of frost,
Death's privilege?

Nor could I rise with you,
Because your Face
Would put out Jesus',
That new grace

Glow plain and foreign
On my homesick eye,
Except that you, than he
Shone closer by.

They'd judge us —how?
For you served Heaven, you know,
Or sought to;
I could not,

Because you saturated sight,
And I had no more eyes
For sordid excellence
As Paradise.

And were you lost, I would be,
Though my name
Rang loudest
On the heavenly fame.

And were you saved,
And I condemned to be
Where you were not,
That self were hell to me.

So we must keep apart,
You there, I here,
With just the door ajar
That oceans are,
And prayer,
And that pale sustenance,
Despair!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…