Ir al contenido principal

si las piedras bailaran



Canción Tercera

Si la voz de Orfeo tuviese el poder de transmitir el sonido del amor
A los insensibles árboles a través de sus poros y lograr así su movimiento:
Si las piedras bailaran en armonía, bajo la cadencia tonal de la lira de Anfión,*
hasta levantar las paredes de Tebas:
Causarían, al menos, un noble efecto:
Oh piedras, oh árboles, aprended a escuchar; Stella canta.

Si el amor endulzara a un niño pastor,
Y lograse que el dragón**, reacio a los exquisitos manjares del amor, lo probara:
Si un águila feroz gozase con una doncella Griega,
Y sus ojos fueran la luz, y su muerte la noche infinita:
Y de la tierra naciera el amor, para alcanzar la perfección del cielo:
Oh bestias, oh pájaros; mirad al Amor. Ved como irradia en Stella.

Los pájaros, bestias, piedras y árboles perciben esto, y sintiéndolo, aman;
Y si ni árboles, ni piedras son conmovidos por estas pruebas,
Y ni bestias ni pájaros se aproximan a su bendita mirada,
Sabed entonces que un amor pequeño es lábil, y un gran Amor nos desconcierta:
Todos quedan azorados, pero ustedes, oh ojos, oh oídos de los hombres,
Sabiamente, quedan sometidos bajo sus encantos.

versión © silvia camerotto

Third Song
If Orpheus’ voice had force to breathe such music’s love
Through pores of senseless trees, as it could make them move;
If stones good measure danc’d, the Theban walls to build,
To cadence of the tunes, which Amphion’s lyre did yield,
More cause a like effect at leastwise bringeth:
Oh stones, oh trees, learn hearing; Stella singeth.

If Love might sweeten so a boy of shepherd brood,
To make a lizard dull to taste Love’s dainty food;
If eagle fierce could so in Grecian maid delight,
As his light was her eyes, her death his endless night:
Earth gave that love, heav’n I trow love refineth:
Oh beasts, oh birds; look Love. Lo, Stella, shineth.

The birds, beasts, stones and trees feel this, and feeling love;
And if the trees nor stones stir not the same to prove,
Nor beasts nor birds do come into this blessed gaze,
Know that small Love is quick, and great Love doth amaze:
They are amaz’d, but you with reason arm’d,
Oh eyes, oh ears of men, how are you charm’d!


de Astrophel and Stella, Phillip Sidney

Notas:
*Anfión: Anfión, gemelo de Zeto, aficionado a la música y el Arte.
Hermes, su mentor, le regaló una lira y le enseñó a tocarla. Lo hacía con tal gracia que se cuenta que en la construcción del muro de Tebas (ciudad fundada por Anfión y su hermano), mientras Zeto tenía que esforzarse en cargar los pesados bloques, Anfión simplemente tocaba su lira de tal manera que las piedras le seguían espontáneamente y se colocaban en su sitio.
**Sidney toma la historia de Thoas el arcadiano, quien fuera rescatado por un dragón y de una doncella de Sestos que alimentó a un águila que se sacrificó a sí misma en su pira funeraria. La fuente original se encuentra en La historia natural de Plinio.
***La obra fue compuesta por Sir Phillip Sidney, (Kent, 1554-Arnheim, 1586), circa 1580. La versión autorizada surge del Folio de la Arcadia de 1598. Astrophel and Stella fue una de las creaciones artísticas más importantes de la Inglaterra renacentista. Una variación de los sonetos petrarquianos, compuesta por 108 sonetos y 11 canciones. Sidney tomó las estructuras rítmicas de los sonetos y las reestructuró en 15 variaciones bajo la influencia de Sir Thomas Wyatt. Su nombre proviene de las palabras griegas aster (estrella) y phil (amante, también diminutivo del nombre del autor) y de la palabra latina stella (estrella).
El argumento se basa en el amor de Astrophel hacia Stella, una mujer casada, a quien roba un beso mientras ella duerme. A partir de allí, sus estados anímicos pasan de la esperanza a la completa desesperación. Supuestamente, el modelo de Stella estaría basado en Penélope Devereux, con quien Sidney debía contraer nupcias, frustrándose la boda cuando ella fue obligada a casarse con Lord Rich. Según algunos críticos, entre ellos Thomas Roche, hay rastros de la metáfora homérica, en los 108 sonetos que coincidirían con los 108 pretendientes de Penélope y, en los 119 poemas, que coincidirían, a su vez, con los 119 meses que tarda Ulises en regresar.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…