Ir al contenido principal

la indiferencia es buena



En esta época de duras pruebas,
la indiferencia es buena y

“en realidad, no es
    asunto de los dioses cocer vasijas de arcilla”. No lo
     hicieron en este caso. Unos pocos
       giraron sobre los ejes de sus méritos
como si la popularidad excesiva fuera una vasija;

no corrieron el
 riesgo de profesar la humildad. La pulida cuña
  que pudo haber separado el firmamento
    quedó sin palabras. Al fin ella misma saltó
y al caer, concedió un privilegio a un pobre tonto.

“Más grande que todos
    por la duración de  una charla de quinientos
      años”, hubo uno, cuyos cuentos
       de lo que nunca pudo haber sido cierto—
eran mejores que la demoníaca y antisociable pesadez

de la certeza; su juego escénico
   era más terrible en su efectividad
    que el más feroz ataque frontal.
      El bastón, la bolsa, la fingida discreción
de los modales, revelan mucho más el arma, la autoprotección.


Marianne Moore, Kirkwood, 1887 - Nueva York, 1972
en Marianne Moore, Poems.  London: The Egoist Press, 1921, p. 14
versión ©Silvia Camerotto
imagen de Federico Herrero


In This Age Of  Hard Trying 
Nonchalance Is Good, And 

“really, it is not the 
    business of the gods to bake clay pots”. They did not 
        do it in this instance. A few 
            revolved upon the axes of their worth
    as if excessive popularity might be a pot; 

they did not venture the 
    profession of humility. The polished wedge 
        that might have split the firmament
            was dumb. At last it threw itself away
    and falling down, conferred on some poor fool, a privilege. 

“Taller by the length of 
    a conversation of five hundred years than all 
        the others”, there was one, whose tales
            of what could never have been actual
    were better than the haggish, uncompanionable drawl 

of certitude; his by- 
    play was more terrible in its effectiveness 
        than the fiercest frontal attack.
            The staff, the bag, the feigned inconsequence
    of manner, best bespeak that weapon, self protectiveness. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…