lunes, febrero 13, 2017

julio cortázar. cinco últimos poemas para Cris

Cristina Peri Rossi y Julio Cortázar, en una imagen de archivo.


Cinco últimos poemas para Cris

1
Ahora escribo pájaros. 
No los veo venir, no los elijo, 
de golpe están ahí, son esto, 
una bandada de palabras 
posándose 
una 

una 
en los alambres de la página, 
chirriando, picoteando, lluvia de alas 
y yo sin pan que darles, solamente 
dejándolos venir. Tal vez 
sea eso un árbol 
o tal vez 
el amor. 
2
Anoche te soñé 
sacerdotisa de Sekhmet, la diosa leontocéfala. 
Ella desnuda en pórfido, 
tú tersa piel desnuda. 
¿Qué ofrenda le tendías a la deidad salvaje 
que miraba a través de tu mirada 
un horizonte eterno e implacable? 
La taza de tus manos contenía 
la libación secreta, lágrimas 
o tu sangre menstrual, o tu saliva. 
En todo caso no era semen 
y mi sueño sabía 
que la ofrenda sería rechazada 
con un lento rugido desdeñoso 
tal como desde siempre lo habías esperado. 
Después, quizá, ya no lo sé, 
las garras en tus senos, colmándote. 
3
Nunca sabré por qué tu lengua entró en mi boca 
cuando nos despedimos en tu hotel 
después de un amistoso recorrer la ciudad 
y un ajuste preciso de distancias. 
Creí por un momento que me dabas 
una cita futura, 
que abrías una tierra de nadie, un interregno 
donde alcanzar tu minucioso musgo. 
Circundada de amigas me besaste, 
yo la excepción, el monstruo, 
y tú la transgresora murmurante. 
Vaya a saber a quién besabas, 
de quién te despedías. 
Fui el vicario feliz de un solo instante, 
el que a veces encuentra en su saliva 
un breve gusto a madreselva 
bajo cielos australes. 
4
Quisiera ser Tiresias esta noche 
y en una lenta espera boca abajo 
recibirte y gemir bajo tus látigos 
y tus tibias medusas. 
Sabiendo que es la hora 
de la metamorfosis recurrente, 
y que al bajar al vórtice de espumas 
te abrirías llorando, 
dulcemente empalada. 
Para volver después 
a tu imperioso reino de falanges, 
al cerco de tu piel, tus pulpos húmedos, 
hasta arrastrarnos juntos y alcanzar abrazados 
las arenas del sueño. 
Pero no soy Tiresias, 
tan sólo el unicornio 
que busca el agua de tus manos 
y encuentra entre los belfos 
un puñado de sal. 
5
No te voy a cansar con más poemas. 
Digamos que te dije 
nubes, tijeras, barriletes, lápices, 
y acaso alguna vez 
te sonreíste.
Julio Cortázar, Bruselas, 1914- París, 1984



sábado, febrero 11, 2017

guido cavalcanti. rimas [XXXIV]

Image result for guido cavalcanti rimas


12 [XXXIV]
Somos las tristes plumas asustadas,
las tijeritas, el cuchillín doliente,
que hemos escrito dolorosamente
esas palabras que vos habéis oído.
Y queremos decir por qué partimos
y hemos llegado a vos aquí presente:
la mano que nos movió dice que siente
la duda que en el corazón ha aparecido;
que de forma tal lo ha destruido
y lo puso tan cerca de la muerte
que otra cosa no tiene que suspiros.
Llegamos a vos para rogaros
queráis ponernos al abrigo
si aun queda piedad por inspiraros.


Guido Cavalcanti, Florencia, 1255-1300
de Rimas de Guido Cavalcanti, Primera edición: Selecciones de Amadeo Mandarino, Buenos Aires, 2006
Versiones de J. R. Aulicino



12 [XXXIV]
Noi siàn le triste penne isbigotite,
le cesoiuzze e 'l coltellin dolente
ch'avemo scritte dolorosamente
quelle parole che vo' avete udite.

Or vi diciàn perché noi siàn partite
e siàn venute a voi qui di presente:
la man che ci movea dice che sente
cose dubbiose nel core apparite,

le quali hanno destrutto sì costui
ed hanno 'l posto sì presso a la morte,
ch'altro non n'è rimaso, che sospiri.

Or vi preghiàn quanto possiàn più forte
che non sdegniate di tenerci nui,
tanto ch'un poco di pietà vi miri.

miércoles, febrero 08, 2017

césar vallejo. los nueve monstruos



















Los nueve monstruos

Y, desgraciadamente,
el dolor crece en el mundo a cada rato,
crece a treinta minutos por segundo, paso a paso,
y la naturaleza del dolor, es el dolor dos veces
y la condición del martirio, carnívora, voraz,
es el dolor dos veces
y la función de la yerba purísima, el dolor
dos veces
y el bien de ser, dolernos doblemente.

Jamás, hombres humanos,
hubo tanto dolor en el pecho, en la solapa, en la cartera,
en el vaso, en la carnicería, en la aritmética!
Jamás tanto cariño doloroso,
jamás tanta cerca arremetió lo lejos,
jamás el fuego nunca
jugó mejor su rol de frío muerto!
Jamás, señor ministro de salud, fue la salud
más mortal
y la migraña extrajo tanta frente de la frente!
Y el mueble tuvo en su cajón, dolor,
el corazón, en su cajón, dolor,
la lagartija, en su cajón, dolor.

Crece la desdicha, hermanos hombres,
más pronto que la máquina, a diez máquinas, y crece
con la res de Rosseau, con nuestras barbas;
crece el mal por razones que ignoramos
y es una inundación con propios líquidos,
con propio barro y propia nube sólida!

Invierte el sufrimiento posiciones, da función
en que el humor acuoso es vertical
al pavimento,
el ojo es visto y esta oreja oída,
y esta oreja da nueve campanadas a la hora
del rayo, y nueve carcajadas
a la hora del trigo, y nueve sones hembras
a la hora del llanto, y nueve cánticos
a la hora del hambre y nueve truenos
y nueve látigos, menos un grito.

El dolor nos agarra, hermanos hombres,
por detrás, de perfil,
y nos aloca en los cinemas,
nos clava en los gramófonos,
nos desclava en los lechos, cae perpendicularmente
a nuestros boletos, a nuestras cartas;
y es muy grave sufrir, puede uno orar...
Pues de resultas
del dolor, hay algunos
que nacen, otros crecen, otros mueren,
y otros que nacen y no mueren, otros
que sin haber nacido, mueren, y otros
que no nacen ni mueren (son los más).
Y también de resultas
del sufrimiento, estoy triste
hasta la cabeza, y más triste hasta el tobillo,
de ver al pan, crucificado, al nabo,
ensangrentado,
llorando, a la cebolla,
al cereal, en general, harina,
a la sal, hecha polvo, al agua, huyendo,
al vino, un ecce-homo,
tan pálida a la nieve, al sol tan ardio!
¡Cómo, hermanos humanos,
no deciros que ya no puedo y
ya no puedo con tanto cajón,
tanto minuto, tanta
lagartija y tanta
inversión, tanto lejos y tanta sed de sed!
Señor Ministro de Salud: ¿qué hacer?
¡Ah! desgraciadamente, hombre humanos,
hay, hermanos, muchísimo que hacer.

César Vallejo, Santiago de Chuco, 1892 - París, 1938
de Poemas Humanos, 1939

 imagen de Salvador Dalí, Melancolía

martes, febrero 07, 2017

adam small. el señor ha barajado


Image result for adam small

El Señor ha barajado

Que el mundo diga lo que diga, pibe
con un faso y un vaso de vino Oem Tas
ta todo bien amigo, all right vio,
no worry, nada de worry

con un faso y un vaso de Oem Tas
una buena mina y otras cosas buenas
eh  
que el mundo diga lo que quiera, wey
qué hay con eso
qué hay con eso
qué importancia tiene
como dicen los ingleses it cuts no ice: me da igual
el Señor ha barajado
y nos tocó la peor carta de la baraja
es eso, nada más

que nos digan guarangos, villeros, favelados,
never mind
habemos hijos de Cam y hay hijos de Caín            
así que compadre está todo all right vio,
no worry, que para qué

Adam Small, Wellington, 1936 - Cape Town, 2016
Traducción Jan de Jager
en Periódico de Poesía

Die Here het gaskommel

lat die wêreld ma’ praat pêllie los en vas
‘n sigaretjie en ‘n kannetjie Oem Tas
en dis all right pêllie dis all right
ons kannie worry nie

‘n sigaretjie en ‘n kannetjie oem tas
en ‘n lekker meid en lekker anner dinge
oe!
lat die wêreld ma’ praat pêllie los en vas
wat daarvan
wat daarvan
wat maak dit saak
soos die engelsman sal sê it cuts no ice
die here het gaskommel
en die dice het verkeerd geval vi’ ons
daai’s maar al

so lat hulle ma’ sê skollie pellie
nevermind
daar’s mos kinners van Gam en daar’s kinners van Kain
so dis all right pêllie dis all right
ons moenie worry nie

lunes, febrero 06, 2017

katherina gogu. espesura
















Espesura

«Se levantó y les hizo el desayuno perfecto
con movimientos calculados.
Los despidió: Que os vaya bien os quiero no lleguéis tarde
desde el rellano sabiamente abrillantado.
Sacudió la alfombra fregó tazas y ceniceros
hablando sola.
Puso la comida en la lumbre y le cambió el agua a los floreros.
Se sintió inteligente en la frutería
le sonrió complaciente a la peluquera
se alienó en la perfumería
y compró de ediciones feministas “MUNDO DE HOMBRE, CONCIENCIA DE MUJER”.
Puso la mesa en el momento
en que sonaba el timbre
bonita inteligente y puesta al día.
El niño se acostó
y el marido la tocó por detrás.
Ella soltó una risotada tonta como había visto en un anuncio
y le dijo con voz profunda y sensual: Ven
Él se la folló se corrió y se quedó frito.
Ella se levantó con cuidado para no despertarle
fregó los platos hablando sola
abrió la ventana para que se fuera el olor a churrasco.
Se echó un cigarro abrió el libro y leyó: 
“… sólo cuando las mujeres exijan de modo activo
habrá esperanza de cambio”
y más abajo:
SÍ, PERO ¿QUÉ HAS HECHO HOY, QUERIDA,
QUÉ HAS HECHO HOY?
Se levantó con cuidado
cogió el cable de la plancha
lo apretó bien al cuello de su marido
y escribió tras la pregunta
del movimiento feminista: HE ESTRANGULADO A UNO.
Llamó luego a la policía y, mientras llegaban,
estuvo mirando su horóscopo en MUJER».

Katerina Gogu , Atenas, 1940-1993

Traducción de Danai Tachtara y Sadi Amro Rodríguez
en Periódico de Poesía


Θολουρα 

«Σηκώθηκε και τους ετοίμασε τέλεια το πρωινό
με μαθηματικές κινήσεις.
Τους χαιρέτησε: Στο καλό σας αγαπάω μην αργήσετε
απ’ το σοφά γυαλισμένο κεφαλόσκαλο.
Τίναξε το χαλί έπλυνε φλιτζάνια και τασάκια
μιλώντας μόνη της.
Έβαλε το φαΐ στην κατσαρόλα κι άλλαξε το νερό στα βάζα.
Ένιωσε έξυπνη στο μανάβικο
χαμογέλασε συγκαταβατικά στην κομμώτρια
αλλοτριώθηκε στην αποθήκη καλλυντικών
κι αγόρασε εκδόσεις “ΚΥΤΤΑΡΟ”, τη “ΣΥΝΕΙΔΗΣΗ ΤΗΣ
ΓΥΝΑΙΚΑΣ ΣΤΟΝ ΑΝΔΡΙΚΟ ΚΟΣΜΟ”.
Έστρωσε το τραπέζι την ώρα
που χτύπαγε το κουδούνι
όμορφη έξυπνη κι ενημερωμένη στα κοινά.
Το παιδί κοιμήθηκε
κι ο άντρας την ακούμπησε από πίσω.
Αυτή χαχάνισε όπως είχε δει σ’ ένα διαφημιστικό
και τούπε με χοντρή σεξουαλική φωνή: Έλα
Την πήδηξε τέλειωσε και ξεράθηκε.
Η γυναίκα σηκώθηκε με προσοχή για να μην τον ξυπνήσει
έπλυνε τα πιάτα μιλώντας μόνη της
άνοιξε τα παράθυρα να φύγει η τσικνίλα.
Έκανε τσιγάρο άνοιξε το βιβλίο και διάβασε:
“… μόνο όταν οι γυναίκες απαιτήσουν ενεργητικά
θα υπάρξει ελπίδα γι’ αλλαγή.”
και πιο κάτω:
ΝΑI ΑΛΛΑ ΤΙ ΕΚΑΝΕΣ ΣΗΜΕΡΑ ΧΡΥΣΗ ΜΟΥ
ΤI ΕΚΑΝΕΣ ΣΗΜΕΡΑ;
Σηκώθηκε με προσοχή
πήρε το καλώδιο της ψήστρας
τόσφιξε καλά στο λαιμό του άντρα της
κι έγραψε κάτω από την ερώτηση
του φεμινιστικού κινήματος: ΕΠΝΙΞΑ ΕΝΑΝ.
Ύστερα πήρε το 100 και μέχρι νάρθουν
κοίταξε το ωροσκόπιό της στη ΓΥΝΑIΚΑ».

domingo, febrero 05, 2017

Michael Speier. por qué en realidad dormimos












POR QUÉ EN REALIDAD DORMIMOS quisiéramos saber 
por qué en realidad se depositan siempre con mayor frecuencia datos en las nubes 
y en el vacío algodonado de una sala de espera de aeropuerto a nosotros 
por qué en realidad berlín vuelca de nuevo
al horizonte su gris de mala fama: los pronósticos
dentro de la noche y la mañana se disuelven
por qué poco antes de la leche hay esta luz absorbente
entre berghain y paris bar (lo quisiéramos saber)
la elegancia de la resistencia del aire cuando salimos 
en off entre lucidez y daño cardiaco 
después de las ocasiones penosamente perdidas
entre vasos e indecibles tontos baños oculares 

por supuesto  – se puede replicar – esto tiene que ver con los
acontecimientos que no se distribuyen igual
en espacio tiempo & música o tiene que ver con los 
documentos sin tripulación   
que nos desenroscan el alma 
con polillas minadoras en los paseos de castaños 
del eterno canalón del stimmann

todos son pretextos  – acaso está prohibido 
comer pasado o dar sacudidas a los 
piercings o a las cosas concebibles 
así las cápsulas climáticas se van zumbando 
como en el pequeño balón que flota junto a nuestra cabeza
y no sabemos por qué todavía van hacia el centro
donde la luz precoz blanca y ligera nos tutea

por qué hay que romper para descubrir 
(frangio ut pare facias) y entonces es mejor volver a casa
a la bionada biedermeier de bötzow 
o sobrebarrer con arrogancia el frankfurter 
y cuando los encerrados pregunten
¿dónde quedó wenck? diles que en la caja fuerte
y otros búnkers porque nosotros estamos 
agotados aquí en este ángulo del ojo y 
hemos dejado la vigilia ya desde hace
siete mil millones de años



Michael Speier, Berlín1950
de Michael Speier, HauptStadtStudio, Aphaia Verlag, Berlin, 2012
Traducción de Emma Julieta Barreiro
imagen de Louis Muhlstock, Sleeping man, 1930


TWARUM EIGENTLICH MAN SCHLÄFT wüssten wir gern warum eigentlich werden daten immer öfter in wolken abgelegt 
und im wattigen vakuum eines warteraums am flughafen wir
warum eigentlich berlin gerade wieder kippt
am horizont sein berüchtigtes grau: prognosen
darin abend und morgen verschwimmen 
warum aber kurz vor milch dies saugende licht
zwischen berghain und paris bar (das wüssten wir gern)
die eleganz des luftwiderstands wenn man hinaustritt 
ins off-ne zwischen hellsinn und herzschaden
nach den mühsam verpassten gelegenheiten
zwischen gläsern und unsagbar törichten augenbädern

natürlich – kann man entgegnen – das liegt an den
ereignissen die verteilen sich nicht gleichmäßig
in raum zeit & musik oder es liegt an den
unbemannten dokumenten mit denen
sie einem die seele rausdrehn 
an minier-motten in den kastanienalleen
der ewigen traufhöhe des stimmann

alles ausreden – ist eigentlich es verboten
vergangenheit zu essen oder an piercings
zu rütteln oder den erdenkbarkeiten
wo doch die klimakapseln dahinsurrn
im kleinen ball der neben dem eigenen kopf schwebt
und man nicht weiß warum noch richtung mitte
wo einen weiß und leicht das frühlicht duzt

warum also zerbrechen um aufzudecken 
(frangio ut pare facias) dann lieber heim
ins bionaden-biedermeier der bötzow
oder großspurig die frankfurter durchfegt 
und wenn die eingeschlossenen fragen
wo bleibt wenck? sag ihnen im tresor 
und anderen bunkern wir liegen hier
erschossen herum in diesem augenwinkel 
haben das wachsein schon vor sieben
milliarden jahren eingestellt

sábado, febrero 04, 2017

claudio pagelli. tiempos modernos

Image result for claudio pagelli poesia

Tiempos modernos

Me arden los ojos pero está bien así
he traducido por horas del inglés al italiano
un librito para niños – pocos oropeles, cero esdrújulos –
y unos centavos tipo rembolso de gastos
o por ahí. El hecho es que por ahí
se cae justo en la boca de una nada,
en un nano-abismo que sádicamente mina la autoestima.
(por traductor o poeta que uno sea
o que por sí pretenda ser)
la piel de las manos tensa y seca,
pocas migajas de gloria esperan
el encuentro con un hambre más grande.

Claudio Pagelli, Como, Lombardía. 1975
de Papez, L’arcolaio, Gian Franco Fabbri, Forlì, 2011
Traducción de Diego Tapia
en Periódico de Poesía


Tempi moderni


Mi bruciano gli occhi ma va bene così
ho tradotto per ore dall’inglese all’italiano
un libretto per bambini - pochi fronzoli, zero sdruccioli -
e quattro soldi tipo rimborso spese
o giù di lì. il fatto è che giù di lì
si cade proprio in bocca ad un niente,
ad un nano-abisso che sadicamente mina l’autostima.
(traduttore o poeta che uno sia
o che pretenda da sé d’essere)
la pelle delle mani tirata e asciutta,
poche briciole di gloria attendono
l’incontro di una fame più grande.

viernes, febrero 03, 2017

valeri briúsov. caballo pálido

Image result for valery bryusov


Caballo pálido
Y he aquí un caballo pálido y el que lo monta 

tiene por nombre Muerte 
Apocalipsis, VI, 8

I

La calle estaba – como tormenta. La turba pasaba
como si los persiguiera el irreversible Hado. 
Marchaban los ómnibus, carruajes y automóviles,
era inagotable el correr furioso de la gente.

Letreros, torciéndose, brillaban con ojos cambiantes,
desde el cielo, de la terrible altura de treinta pisos;
en altivo himno se mezclaban con el estruendo de ruedas y galopes,
gritos de periodiqueros y chasquidos de látigos.

Vertían luz  implacable lunas encadenadas,
lunas, creadas por los amos de la naturaleza.
en esta luz, este zumbido – eran jóvenes las almas,
almas de los embriagados,  seres bebidos de ciudad.

II

Y de súbito – en esta tormenta, en este susurro infernal,
en este delirio encarnado en formas terrenales,
irrumpió, perforó un ajeno, discordante tremor,
matando el rumor, la conversación, el fragor de las carretas.

Se mostró en una curva un ígneo jinete,
el caballo volaba con estrépito y había en sus ojos fuego.
En el aire aún trepidaban – los ecos, los gritos,
pero hubo un instante – la emoción, las miradas- ¡el terror!

 Había en las manos del jinete un largo pergamino
letras de fuego anunciaban su nombre: Muerte…
En vivas franjas, como hebras sueltas de hilo,
en alto sobre la calle de súbito ardía el firmamento.

III

Y en un gran terror, cubriéndose los rostros, - la gente
 exclamando sin sentido: “¡Pena! ¡Con nosotros está Dios!”,
caídos al pavimento, batiéndose en una gran pila…
las bestias escondían los hocicos, en el caos, entre las patas. 

Sólo una mujer, que llegó para la venta
de su belleza, -  se lanzó en éxtasis al caballo, 
llorando besaba los cascos del corcel, 
las manos alzaba al día de fuego ondeante.

Y aún un loco, prófugo del sanatorio,
apareció, desgarrado,  con un grito estridente
“¡Señores! ¿No reconocen la mano del Creador?
¡Morirá un cuarto de ustedes – de peste, hambre y acero!”
     
IV

El éxtasis y el horror prolongaron – un corto instante.
Tras un momento, en la multitud, agitado no había nadie:
venía de calles cercanas un nuevo movimiento,
era todo brillantemente inundado por la luz habitual.

Y nadie podía responder, en la tormenta tan ruidosa,
si fue una visión desde lo alto o un sueño vacío
sólo la mujer de vida alegre y el loco
tendían sus manos a la desaparecida fantasía.

Pero a ellos también las olas de gente borraron    
como palabras innecesarias de un renglón olvidado.
Marchaban los ómnibus, carruajes y automóviles,
era inagotable el correr furioso de la gente.

(1903)


Valeri Briúsov, Moscú, 1873-1924
Traducción de Diego Ibáñez

En Periódico de Poesía

billy collins. invención

Invención Esta noche la luna es una galleta, mordida en el borde flotando en la noche, y en una semana o por ahí según el calend...