jueves, junio 30, 2011

si alguien que yo imagino



Encantamiento de las vihuelas

Si una mano viniera en la noche de pétalos
hasta tocar mi frente en este mar de humo,
estaría el puñal en el pecho de incienso,
en el sueño más hondo de cera y de vinagre.
Si alguien que yo imagino fatal, insustituible,
llegara en ese instante desde un lugar remoto
con todas esas cosas bellas e inexplicables
que se guardan un día y se pierden un día,
¡ah, si todo llegar como una agenda antigua,
consignado, sin sombra de olvido o desmemoria!

Si una mano de lianas y rocas decisivas
sostuviera mi frente junto a una playa sola,
en medio de un silencio con luna establecida,
y una voz sin premura me dijera su número…
Vendrían los profundos seres de los cristales,
los hondos habitantes del hierro y de la arcilla.
Y las comarcas, lejos. Los trineos de seda,
la desdichada en tules y el joven de la roca.

Brotaría al oeste del rumbo una diadema
para el infante muerto, y una rosa del aire.
Pero yo ya estaría muerto bajo la niebla
y crecerían tallos de amor en mis cabellos,
y escucharía el trueno de jinetes marchando
hacia un definitivo horizonte violeta,
con todas las banderas incendiadas y urgentes.

Y se podría entonces inaugurar la voz
de aquellos archipiélagos en que nacen las aguas
de verdes melodías, las jóvenes del lino
y el ámbar de la noche, bajo constelaciones
dulcemente marcadas en los cielos del pulso.
¡Ah, si viniera todo como dentro de un vaso
apenas musical, junto a un cirio fragante!

Bastaría una mano de amor en el silencio,
una mano sin nadie que llorara en las sombras,
con todas esas cosas que están desde hace tiempo
siempre en el mapa tenue de las sienes cansadas,
con leves golondrinas que emigran entre naves
ligeramente frías, pero siempre viajeras.

Pero estarían muertas las estancias calladas,
y el mapa de las cosas disperso, entre vihuelas,
en las raras ciudades de la piedra mortal.
Todo estaría muerto en un río de estaño,
entre desvinculadas brújulas de esmeraldas
tan desdichadas como su límite de arenas.

Y vendrían mis altos cruceros, en un mar
de asfalto inesperado, ¡oh pareceres últimos!,
hacia esta perfumada ribera de cedrón,
junto a los pulcros árboles apenas encendidos.

De Corazón del oeste

Barbieri Vicente, Alberti, 1903- Buenos Aires, 1956
imagen: Mujer enigmática, Tardío, libre de copyright

miércoles, junio 29, 2011

hasta que asomaste con el alma


Error

Te llevé a Devon. Te llevé a mi tierra soñada.
Te llevé sonámbula
a mi tierra de tótems. País de Nunca Jamás:
el huerto en el oeste.
Luché
con las sábanas,  la placenta y el cordón umbilical,
y te quedaste conmigo
valiente y desesperada y esperanzada,
tratando de escuchar a otros dioses, despojándote
de tu realeza americana, prenda por prenda—
hasta que asomaste con el alma desnuda y herida
a este pasillo empedrado y sin retratos
mirando al cementerio.
¿Qué le había ocurrido
al sol italiano?
¿Escapó de que lo atrapáramos
como una mariposa de la ortiga? La trayectoria breve,
el sueño expreso transcontinental
de nuestra adolescencia— ¿frenaron súbitamente
contra un callejón sin salida, chocando con una frenada fatal
en este túnel de tierra roja? ¿Fue por eso
que no pudimos despertar— nuestros dedos arrancando con torpeza
la mata de raíces de ortiga.
¿Elegimos la horqueta
equivocada? En un huerto sombrío
bajo el golpeteo de un techo, atendimos
a la putrefacción de nuestra parroquia, como un ataúd
hundiéndose bajo la propia maleza. ¿Qué es lo que lograste
cuando te sentabas sola a tu mesa de olmo
mirando la hoja en blanco,
en silencio frente a tu máquina de escribir, escuchando
el goteo del techo de paja, el murmullo de la lluvia,
mirando fijamente aquella iglesia hundida, y la negrura
de los techos de pizarra entre la bruma de la lluvia, marea baja,
brillando en la superficie?
Eso era Lyonnesse.
Nubes inaccesibles, árboles submarinos.
El laberinto
de caminos de madrigueras entre zarzas. Mujeres
con atados—
las llamabas: chuecas con verrugas—
husmeando tu extranjería en tiendas húmedas.
Sus ojos te seguían a todas partes, tejones de arcilla,
despertándote y arrebatando tus sueños,
murmurando juicios de medianera,
un dialecto oscurantista,
escrutándote desde la salida de cada madriguera.
El mundo
terminaba en los bueyes
amontonados detrás de las tranqueras, hundidos en el lodo,
debajo de las colinas apiñadas y lluviosas. Un bramido
sacudiendo los bosques de robles empapados puso a prueba los límites.
Y al lado de las botas, la sonora canaleta—
un débil pérdida de agua con sangre—
buscaba el río y el mar.
Y finalmente esto fue lo que habíamos elegido.
Al recordarlo, lo veo todo en una burbuja:
gente extraña, en un oscuro resplandor,
riendo y llorando en silencio,
mirando desde la claridad
a la desolación. Un retrato de boda lluvioso
en una tumba ajena, entre las lilas—
y justo debajo, ocultos, los huesos verdaderos
aún sufriéndolo todo.

Ted Hughes, Mytholmroyd, Yorkshire, 1930 -North Tawton, 1998
De Birthday Letters, Farrar Straus & Giroux, 1998
Version © Silvia Camerotto
Imagen: Sylvia Plath y Ted Huges, R. Mckenna, 1959. Obtenida de Diario El País, año 2000

Error

I brought you to Devon. I brought you into my dreamland.
I sleepwalked you
Into my land of totems. Never-never land:
The orchard in the West.
I wrestled
With the blankets, the caul and the cord,
And you stayed with me
Gallant and desperate and hopeful,
Listening for different gods, stripping off
Your American royalty, garment by garment—
Till you stepped out soul-naked and stricken
Into this cobbled, pictureless corridor
Aimed at a graveyard.
What had happened
To the Italian sun?
Had it escaped our snatch
Like a butterfly off a nettle? The flashing trajectory,
The trans-continental dream-express
Of our adolescence —had it
Slummed to a dead-end, crushing halt, fatal,
In this red-soil tunnel? Was this why
We could not wake —our fingers tearing numbly
At the mesh of nettle-roots.
What wrong fork
Had we taken? In a gloom orchard
Under drumming thatch, we lay listening
To our vicarage rotting like a coffin,
Foundering under its weeds. What did you make of it
When you sat at your elm table alone
Staring at the blank sheet of white paper,
Silent at your typewriter, listening
To the leaking thatch drip, the murmur of rain,
And staring at that sunken church, and the black
Slate roofs in the mist of rain, low tide,
Gleaming awash.
This was Lyonnesse.
Inaccessible clouds, submarine trees.
The labyrinth
Of brambly burrow lanes. Bundled
Women—
Stump-warts, you called them—
Sniffing at your strangeness in wet shops.
Their eyes followed you everywhere, loamy badgers,
Dug you out of your sleep and pawed at your dreams,
Jabbered hedge-bank judgements,
A dark-age dialect,
Peered from every burrow-mouth.
The world
Came to an end at bullocks.
Huddled behind gates, knee-deep in quag,
Under the huddled rainy hills. A bellow
Shaking the soaked oak-woods tested the limits.
And, beside the boots, the throbbing gutter–
A thin squandering of blood-water—
Searched for the river and the sea.
And this was what we had chosen finally.
Remembering it, I see it all in a bubble:
Strange people, in a closed brilliance,
Laughing and crying soundlessly,
Gazing out of the transparency
At a desolation. A rainy wedding picture
On a foreign grave, among lilies—
And just beneath it, unseen, the real bones
Still undergoing everything
.

martes, junio 28, 2011

y de nuevo volvías


Basso Ostinato

Fue fácil descubrir que estabas siempre entre los días.
Que al fin, siempre, de entre un montón de días,
regresabas. Este era el hecho.
Que volvías a alejarte
y de nuevo volvías.
Siempre.
Como un viejo reloj,
como una maquinaria un poco descompuesta,
sin espacios iguales.
Algo era siempre fácil de prever,
algo era siempre igual:
volvías.

Ahora
aquella máquina irregular
pero temblorosa
no señala espacios iguales ni desiguales.
No indica nada
como no sea silencio,
muerte,
olvido.
Antes de este silencio
ya sin edad,
peso ni número,
una cifra, una fecha
era de nuevo el comienzo de algo. Algo
que volvía a repetirse solo por tu regreso.
Ahora están borradas las cifras,
perdidos los nombres.

Rodeado de silencio
busco y confundo cartas y almanaques.
Ah, no es fácil descubrir que lo único vivo
es el obstinado silencio.
Casi tu muerte,
tu olvido.
Levanto esta lápida
y grito adentro de su oquedad.
Tu olvido agranda mi grito,
el eco de un gemido
que se une a otro eco, y a otro, y a otro.
Ahora, un día más
entre un montón de días,
termino por descubrir
que hoy no es igual que antes.
Impasible, cumplo el ceremonial.
Me miro al espejo. Yo soy ése,
el mismo,
pero ya nada es igual.
Grito tu nombre,
creo tu voz,
tu imagen.
Y desesperadamente te recuerdo.

Sé que de algún modo mi grito te arrebató a la muerte,
que de algún modo su temblor conmueve ahora el silencio,
de algún modo destruirá al olvido.

Sigfrido Radaelli, Morón, 1909- ¿? 1975
de El Paraíso, en Antología de la poesía argentina, Selección e introducción de Raúl Gustavo Aguirre, Ediciones Librerías Fausto, Buenos Aires, 1979
imagen: Moment de William Carter, / site: http://www.wcarter.us/. La publicación en el blog de sibilas y pitias, de esta y de otras imágenes de su propiedad, fueron expresamente autorizadas por el autor

lunes, junio 27, 2011

brevísimo enlazarse



Mitológica

En penumbras,
una Elena, ídolo de aire,
un Fausto, cuerpo terreno,

y al alba,
como una Elena que por última
vez abrazara a un Fausto,
y vagando
hacia eternamente pletóricas
y eternamente vacías
praderas de un Hades,
donde esperará, muda,
por el nuevo encuentro,
renovado
brevísimo enlazarse, boda,
resucitar un Fausto.

Noche que sigue a la noche,
mientras él se interroga,
¿qué lo compone, dónde
sucede lo que alimenta el amor?
¿es su dominio afectivo y sensible,
o de sólo formas?
¿y la mano que oprime la
suya, a su diestra,
es ideal, real, concreta?

Alberto Girri, Buenos Aires, 1919-1991
de 'Existenciales I', en Alberto Girri, Obra Poética V, Corregidor, Buenos Aires, 1988
imagen: Peaceful embrace, de © Briony Marshall, en Briony Marshall

sábado, junio 25, 2011

hay puentes violentos


de una tierra a otra

al lado de las calles
de la noche
que abre tus manos y la tierra
al lado de los rayos
de los brazos vacíos de la lluvia
al lado del sílex
de las manos
de la lluvia
al lado del cielo de cada pozo
del hambre
hay puentes posibles
tatuajes
puentes posibles entre mis labios
y el año abierto de tus ojos
sobre las líneas vivientes
sobre el horizonte y las alturas germinantes
hay puentes violentos posibles
que la tierra hace suyos
como ecos
como la cifra y la casa del hombre
de un punto a otro
de mi voz a la tuya

de ni razón ni palabra
Edgar Bayley, Buenos Aires, 1919- 1990
en Poesía argentina, Selección del Instituto Torcuato Di Tella, Editorial del Instituto, Buenos Aires, 1963
imagen: Jeffrey Vanhoutte, con expresa autorización del autor

viernes, junio 24, 2011

fuego


En el mundo

En el mundo
de lo opinable
miras
el árbol
desde
un solo lado
y lo codicias
o lo desdeñas.
Si lo vieras
entero,
te arrodillarías.
No gires
por la vasta tierra,
no des la vuelta
en vano.
Conocer
es
alcanzar
un centro:
fuego.

**

Tiembla

Tiembla
cuando no te odien,
cuando la puerta del salón
se abra para ti
demasiado pronto.
Esa mano
que te acaricia
es la de tu enemigo
y la enorme boca del mundo
que te besa
ya te ha devorado.
¿Acaso no has venido
tú también a traer
el escándalo y el fuego?

de El escándalo y el fuego, 1959


Héctor A. Murena, Buenos Aires, 1923-1975
en Poesía Argentina, Selección del Instituto Torcuato Di Tella, Buenos Aires, 1963
imagen: Forest fire de Anneke Hut, en Fine Art America

jueves, junio 23, 2011

abrázame en la hora de mis horas


La Rosa Secreta

Remota, tan secreta e inviolada Rosa,
abrázame en la hora de mis horas, donde moran
aquellos que te buscaron en el Santo Sepulcro,
o en el lagar, más allá de la agitación
y el tumulto de los sueños vencidos; y en la profundidad
de los pálidos párpados, vencidos por el sueño
los hombres han dado nombre a la belleza. Tus grandes hojas envuelven
antiguas barbas, los yelmos de oro y de rubí
de los Magos coronados; y el rey, cuyos ojos
vieron las Manos perforadas y Cruz de los mayores elevándose
entre las brumas Druidas y disminuyendo la luz de las antorchas;
hasta que despertara un vano frenesí, y murió; y aquel
que encontró a Fand* caminando entre el intenso rocío
en una costa gris donde el viento jamás sopló,
y perdió el mundo y a Emer* por un beso;
y aquel que guiaba a los dioses de sus lares,
y que festejó hasta que cien auroras florecieron en un derroche de color,
y lloró sobre los túmulos de sus muertos;
y el soberbio rey soñador que se deshizo de la corona
y la tristeza, y llamando a un bardo y a un bufón
habitó entre los ebrios vagabundos en la profundidad del bosque:
y aquel que vendió la cosecha y la casa y los bienes,
y buscó por tierras e islas durante interminables años,
hasta encontrar, entre lágrimas y risas,
una mujer de belleza tan resplandeciente
que los hombres trillaban el grano a medianoche por un rizo,
un rizo robado. Yo, también, espero
la hora de tu gran viento de amor y odio.
¿Cuándo se apagarán las estrellas del cielo,
como las chispas del yunque que se apagan y mueren?
Seguramente tu hora ha llegado, tu gran viento sopla,
Allá lejos, secreta e intacta rosa.

William Butler Yeats, Dublin, 1865- Menton,1939
de The Wind Among the Reeds, 1899
versión © silvia camerotto
imagen:Ilustración de Red Hanrahan y la Rosa Secreta. Obtenida de Ask about Ireland

*Divinidad irlandesa del mar
*Esposa del héroe Cú Chulainn en el Ciclo de Ulster de la mitología irlandesa

The Secret Rose

Far-off, most secret, and inviolate Rose,
Enfold me in my hour of hours; where those
Who sought thee in the Holy Sepulchre,
Or in the wine-vat, dwell beyond the stir
And tumult of defeated dreams; and deep
Among pale eyelids, heavy with the sleep
Men have named beauty. Thy great leaves enfold
The ancient beards, the helms of ruby and gold
Of the crowned Magi; and the king whose eyes
Saw the pierced Hands and Rood of elder rise
In Druid vapour and make the torches dim;
Till vain frenzy awoke and he died; and him
Who met Fand walking among flaming dew
By a grey shore where the wind never blew,
And lost the world and Emer for a kiss;
And him who drove the gods out of their liss,
And till a hundred moms had flowered red
Feasted, and wept the barrows of his dead;
And the proud dreaming king who flung the crown
And sorrow away, and calling bard and clown
Dwelt among wine-stained wanderers in deep woods:
And him who sold tillage, and house, and goods,
And sought through lands and islands numberless years,
Until he found, with laughter and with tears,
A woman of so shining loveliness
That men threshed corn at midnight by a tress,
A little stolen tress. I, too, await
The hour of thy great wind of love and hate.
When shall the stars be blown about the sky,
Like the sparks blown out of a smithy, and die?
Surely thine hour has come, thy great wind blows,
Far-off, most secret, and inviolate Rose?

martes, junio 21, 2011

somos la madera


Debajo del cielo

está el fuego,
lo circunscribe, casi lo lame,
está muy cerca y sin embargo
el cielo nunca sufre el fuego.

El fuego son imágenes,
pequeños demonios negros
vistos en Jerusalén, en Babel,
en el respaldo de los tronos,
en la extensión de los cetros,
en la nuca de los arrodillados,
en las epístolas áureas del docto,
en el que tiende a lo perfecto,
en el que se ofrece como mucho,
en los que crían para nada,
en el que adquiere y pone precio,
en los que se sientan a la mesa,
en los que se niegan a servir,
en los que escriben de este fuego
escribiendo de consuelos y castigos.

Debajo del cielo está el fuego;
somos la madera, la sequedad,
el soplo que mantiene el fuego.

**

El cómputo

¿Es un triunfo, razón,
olvidar la bienaventuranza
de sentirse con pavor,
y acceder a que una paz cerrada,
una seguridad de granito,
nos enseñen a expresarnos
lanzándonos con retos
contra el daño como puro daño
y el desasosiego y las vigas
que obstruyen nuestros ojos?

¿Puede hacernos fecundos
el apretar los dientes y tragar
los contagios y asociaciones
en el maltrecho, cotidiano jardín
que la muerte estimula,
vil certeza de arbustos,
de lombrices y perros furiosos,
y teros y grillos denunciando
al prójimo indigno de amistad
que vuelve por amparo?

¿Ganaremos el albergue,
la plenitud conjunta
del Sacrificado y del Redimido,
con la fusión de los opuestos,
el epíteto que es voto de amor,
y las voces que han de pudrirse,
el apremio de las penitencias
y el pasar infructuosamente?

Estas complejidades sobrevienen
tras seis días de derrumbe
y el séptimo dedicado al balance,
porque somos malos pagadores
y el alma, harta, vacila ante su panal,
y la cizaña oculta a la flor.

Alberto Girri, Buenos Aires, 1919-1991
de "La penitencia y el mérito"
en Poesía Argentina, Selección del Instituto Torcuato Di Tella, Buenos Aires, 1963
imagen: 'Regresar', de Breves instantes-2009, de Esmeralda Torres, (México, 1978), cuya publicación en este blog fuera previamente autorizada por la autora

jueves, junio 16, 2011

se acercaba a la caída


***

no diré: fluye suave hasta que mi canto finalice
ni veo el muro de Saint Magnus Martyr ostentar
su esplendor de blanco y oro jónicos: esto no es
el dulce Támesis: es Bahía Blanca, Buenos Aires:
una ría destruida por la zona petroquímica, y ahora
cáncer acá en los pulmones y asma en la infancia: da
la ría, sí, a la mar, pero ella misma también es el morir


***

tanto a lo real como al engaño, abiertamente receptivo:
detrás de la enramada ella: de blanco a media noche gira
de pies en punta, como si el fondo se mezclara: sonríe
va hacia el precipicio a pocos metros: es sin serlo: algo
en la mirada, el modo delicado: repito: iba yo embestido
por la fronda húmeda del trópico, sin embargo: era fuego
esa lluvia sulfurosa: el sol cayendo de a pedazos: repito:
se acercaba a la caída y era otra siendo ella: diseminaba
oscuros puntos sobre el aire y se alejaba: de sus manos
volaba al mundo esa horda negra: sin haber caído, a media
madrugada irrumpe un grito, devolviéndonos a otra faz:
Caroline diciendo: era vertical el mar inmenso y se venía:
– a lo largo de los años en sueños cada noche se repite –
un oleaje indetenible arrasaba en oscuro plenilunio, una
catástrofe masiva: ese mar que me llevaba y vos aparecías
entre paredes blancas diciendo de rodillas algo como “cáncer”


***

el sistema nervioso central no está desarrollado todavía:
todo es un estímulo, entonces: los cambios de luces, un
ruido cualquiera: lleva tiempo ese, como todo amor: baja
las defensas por las horas de descanso interrumpidas: abre
cada tres o cuatro horas sus pequeños ojos, así en la noche
como en el día: es constante la demanda: el calor y la sonrisa
de la madre: ha salido, ha visto luz no hace mucho: sólo espera
estar en brazos que lo cuiden cuando duerme: a deseo pleno
fue alojado con cuidados intensivos en la zona uterina: afuera
era fabricado internamente de modos sucesivos y cambiantes:
no otra cosa que llanto inicial lo que se esperaba: pero hubo la
desdicha, el desencuentro de las partes: acabarían libertades y
la estética del cuerpo se vería vulnerada: era entonces sólo un
sueño gastado en demasía: uno trabajaba insistiendo en pos de
bajarlo de lo onírico para traerlo hasta ellos: pero ella decidió
que no acaeciera, rasparlo todo en pastillas de una toma: es ahora
sólo parte del pasado de una de las partes: no más que una organo-
génesis arrancada a destajo, dejando dónde, dónde lo que antes
la habitaba: al despertarse: un aspersor frente a la camilla y un
hornillo: olor aséptico en la sala, manchas en los guantes sobre la
bandeja, y una bolsa en la que resulta extraño quepa una vida

Ignacio Uranga, Bahía Blanca, 1982
de Ramalaje, Inéditos
imagen de página de medicina

martes, junio 14, 2011

jamás te irás



Llave perdida

Bajo estas alas de alcatraces
Todo límite desaparece
Miras el sol pero es el agua
Miras el mar y no es el mar

Bajo este golpe de grandes alas
Se une el silencio y el fragor
El verde rostro de lo profundo
La mujer que gira en su fondo

Bajo estas espumas en viaje
El sabor de la infancia perdura
Sobreviven sus bellos ojos
Más ligeros que las espumas

Nada se aparta de tu aliento
Aunque violes las cerraduras
Jamás te irás aunque te vayas
Elige el viento o el olvido

Puedes decir adiós con la mano
Saborear tu grano de exilio
Llorar en tu guardia nocturna
Recorrer tu oscuro arrabal

No saldrás nunca sin embargo
De tu gran presión de alcatraces
Aunque te ocultes en arenas
Aunque huyas entre los sueños
Aunque des vuelta la cabeza
Para mirar entre los muertos.

Enrique Molina, Buenos Aires, 1910-1997
en Enrique Molina, Obra poética, Obras Completas, Tomo II, Corregidor, Buenos Aires, 1987
Imagen: La llave perdida en fotolog. (Se permite compartir en Blogger)

lunes, junio 13, 2011

no hay que dormir


Voz y contravoz

I

Voz

Te ataré
a los puños
como una llama,
dolor de servir
a cosas estultas.

Echaré a correr
con los puños en alto
por entre las casas
de los hombres.

Hemos dormido, todos,
demasiado.

Dormido
a plena luz
como las estrellas
a pleno día.

Dormido,
con las lámparas
a medio encender;
enfriados
en el ardimiento solar;
contando el número
de nuestros cabellos,
viendo crecer
nuestras veinte
uñas.

¿Cuándo
los jardines del cielo
echarán raíces
en la carne de los hombres,
en la vida de los hombres,
en la casa de los hombres?

No hay que dormir,
hasta entonces.
Abiertos los párpados;
separados en los dedos,
si quieren ceder,
hasta enrojecerlos
por el cansancio,
como los círculos
lunares,
cuando la tormenta
quiere
desmembrar
el universo.

II

Contravoz

Entierra la pluma
antes de atarte a los puños
como una llama
el dolor de servir
a cosas estultas.

Por su punta,
como por los canales
que desagotan el río,
tu agua se desparrama
y muere en el llano,

La palabra arrastra limos,
pule piedras,
y corta selvas imaginarias.
Piden los hombres
tu lengua,
tu cuerpo,
tu vida:

Tírate a una hoguera,
florece en la boca
de un cañón,

Una punta de cielo
rozará
la futura
casa humana.


Alfonsina Storni, Sala Capriasca 1892- Mar del Plata 1938.
De Alfonsina Storni, Poesía, Ensayo, Periodismo, Teatro, Tomo I, Mundo de siete pozos, 1935, Losada, Buenos Aires, 1999
Imagen perteneciente a Jeffrey Vanhoutte © , quien amablemente autorizara su publicación.

jueves, junio 09, 2011

las penas y las vaquitas

Al día de la fecha, el Google Team continúa sin responder mi carta de descargo, sin especificar cuáles son las "algunas" imágenes que violan el copyright de "otras personas", SIN REPONER LAS IMÁGENES QUE SACARON Y QUE NO VIOLABAN NINGUNA LEY, como por ejemplo, una foto que aparecía en la columna derecha del blog del Poet´s corner, que fue tomada por la novia de mi hijo durante su última visita a New York. La tomaron para 'regalármela'.
Google ROBÓ (HURTÓ?) un regalo personal.
Eso, por su puesto, no viola mis derechos. ES LEGAL.
Han desaparecido más de 768 imágenes de un total que se aproxima a los 900.
En el idioma Google, eso es sinónimo de 'algunas'.
Como ya es costumbre, los derechos terminan siendo propiedad de los necios y de los que ostentan el poder.
El arte es política.

Ayer a la noche, el Sr. Gerardo Gambolini llamó para avisarme que habían 'desparecido' 19 imágenes de su blog Faro Vacío, sin que medie explicación alguna. Entre las que desaparecieron, había una foto de Pura López Colomé, de enorme circulación en la web . La/las quitó Google? Es una simple coincidencia?
En este caso, no hubo notificaciones ni nada por el estilo. Simplemente, DESAPARECIERON.
El arte de la magia, supongo.

Me tomará largo tiempo reponer las imágenes. Los lectores y visitantes deberán acostumbrarse a los vacíos y a la desprolijidad.
A partir de mañana, el blog seguirá su curso. Con o sin ellas.
Al fin y al cabo, la poesía es lo que vale.

La editora

pd. mis disculpas por repetir tanto la palabra 'imágenes', pero de eso se trata.

miércoles, junio 08, 2011

nobleza

Administro este blog desde el año 2006. He sido consecuente con él y conmigo. Todos los que trabajamos en esto, por amor al arte, sabemos del esfuerzo que requiere. Los fundamentos que nos unen son los mismos: difundir poesía.
Ignoro qué ocurrirá de ahora en más con este espacio. Google no me dio tiempo de nada. Envié una carta de descargo. Sigo sin respuesta. Por lo visto, no tienen mayor apuro. El único apuro fue defender los derechos de vaya a saber quién y en medio del proceso, borraron todas las imágenes del blog. Como dijo Gaba, pura estupidez.
Sin embargo, no puedo ni quiero dejar de agradecer a todos y cada uno de los que me apoyan.
A Jorge Aulicino por subir un post en Otra iglesia es imposible y por quejarse más de una vez por medio del Facebook.
A Irene Gruss y a Gerardo Gambolini, por las notas que subieron en las columnas de El mundo incompleto y Faro vacío.
A Pedro Donángelo por sus cariñosas palabras.
A Javier Galarza por la preocupación y el apoyo.
A Lilián Camera por su rebeldía.
A Ophir Alviárez y a Carlos Aprea, por sus comentarios de aliento.
A Gaba Adelstein por chillar e investigar.
A Jorge Fondebrider y a Vivian S.por su preocupación y por conseguir una dirección en Argentina a donde puedo escribir.
A Sonita Bello por la sorpresa y el afecto.
Y también al resto que por mail o por facebook me alentó a seguir adelante.
Si jamás recupero mis imágenes, a la merda con ellas.
Las injusticias pueden ser breves o largas.
El afecto es la única raíz que sostiene.
Otra vez, gracias.

La editora

martes, junio 07, 2011

la madre del borrego

desde siempre este blog tiene visitas de mismo IP.
desde hace dos días, la cantidad de visitas DIARIAS del mismo IP se ha multiplicado de 1 a 20, como así también la CANTIDAD de páginas vistas en cada una de ellas y la PERMANENCIA en el sitio, que pasó de 0 a/hasta 26 minutos cada vez.
los datos que se pegaron aquí debajo son los que indica  mi medidor de visitas.
qué disparó esto? lo ignoro.
cuál es la necesidad de exigir un copyright a alguien que trabaja por amor al arte, sin lucrar con ello y que además, indirectamente publicita a los artistas, es algo que la editora no alcanza  a comprender.


Domain Name googlebot.com ? (Commercial)
IP Address 66.249.67.# (Google)
ISP Google
Location
Continent : North America
Country : United States (Facts)
State : California
City : Mountain View
Lat/Long : 37.4192, -122.0574 (Map)
Language English
en
Operating System Unknown Unknown
Browser Google 5.0
Mozilla/5.0 (compatible; Googlebot/2.1; http://www.google.com/bot.html)
Javascript enabled
Monitor
Resolution : 1024 x 1024
Color Depth : 24 bits
Time of Visit Jun 7 2011 2:51:07 am
Last Page View Jun 7 2011 3:06:02 am
Visit Length 14 minutes 55 seconds
Page Views 4
Referring URL
Visit Entry Page http://desibilasypit...emota-llamarada.html
Visit Exit Page http://desibilasypit...ultimas-razones.html
Out Click
Time Zone UTC-9:00
Visitor's Time Jun 6 2011 9:51:07 pm
Visit Number 52,712

lunes, junio 06, 2011

aviso

AVISO

Sobre las imágenes del blog
Hoy, 6 de junio, recibí un correo del Google Team, anunciando que 'algunas' de las imágenes de mi blog violan el copyright. Jamás aclaran cuáles son, solo indican que debo ir hasta el final del mail donde se encuentra el url de las imágenes en cuestión. Ocurre que allí aparecen TODAS ellas, incluyendo fotografías personales y etcétera.

He visto, además, que en algunas entradas las imágenes han desaparecido.

Imagino este es un regalo anticipado de cumpleaños.

Las entradas a revisar son muchas, por lo tanto, las iré reemplazando de a poco.

Tengo verdaderas de ganas de cerrar el blog.

El año pasado fueron los autores irlandeses.

Ahora esto.
La editora

pd. ya que ahora TODAS LAS IMÁGENES DEL BLOG HAN DESAPARECIDO SIN DISCRIMINAR NINGUNA la editora ha decidido subir una imagen que pertenece a una pintada en Madrid de nuestro amigo Batania. En ella, lo que se lee es un verso de uno de mis poemas que creo resume la única verdad posible en este momento.

domingo, junio 05, 2011

un regalo, un regalo de amor


Amapolas en octubre
Para Helder y Suzette Macedo

Ni siquiera las nubes pueden manejar esas polleras esta mañana.
Ni la mujer en la ambulancia
cuyo corazón rojo florece a través de su abrigo, tan desconcertante—
Un regalo, un regalo de amor
jamás pedido
por un cielo

que pálido y fogoso
quema su monóxido de carbono, por ojos
apagados hasta detenerse debajo de los bombines.

Oh, mi Dios, ¿qué es lo que soy
para que estas bocas tardías se abran en un grito
en un bosque de escarcha en el amanecer de centaureas.

27 de octubre de 1962

Sylvia Plath, Boston, 1932- Primrose Hill, 1963
Versión© Silvia Camerotto
El original del inglés en Sylvia Plath, Poesía Completa, Edición de Ted Hughes, Traducción y notas de Xoán Abeleira, Bartebly Editores, Madrid, 2009
Imagen obtenida de Info Jardín

Poppies in October

To Helder and Suzette Macedo

Even the sun-clouds this morning cannot manage such skirts.
Nor the woman in the ambulance
Whose red heart blooms through her coat so astoundingly—
A gift, a love gift
Utterly unasked for
By a sky

Palely and flamily
Igniting its carbon monoxides, by eyes
Dulled to a halt under bowlers.

O my God, what am I
That these late mouths should cry open
In a forest of frost, in a dawn of cornflowers.

27 October, 1962

jueves, junio 02, 2011

todas y cada una


Each and every one

Each and every window of this city
is just some different perspective: unless we go
into details, perhaps, we shall not enter history.
I have sat here, a hundred and twenty meters from my home,
to sharpen the same nail; I work hard at it, I don’t fall sleep.
Thieves pass by, working people, a man falls, he is aided.
Like a TV scene, I have watched him fall
in the rectangle of the shop window.
A strange situation, some continue talking,
others speak on their cell phones, someone calls an ambulance.
If you put me just a hundred meters from my home
I won’t go too far with the thread of Ariadne. And yet
at that moment, I’ve been in several places at the same time, like an aleph.
If I was left in charge of the details, if men did not fall from heaven
if in some parts of reality everything took a different course,
while others keep the rhythm, then I would be able to understand.
But the city as a collective case
in which interchanges are made,
where you sweat, where you accomplish a planetary and comprehensible life,
includes accidents. This is why firefighters, ambulances.
My life, which persists in details, is not out of program.
Our own life is an abstract life.
Between the hole where we scrape
seeking for revelations, and those branches moved high in the air
there is no correspondence. Of course, Baudelaire:
we are surrounded by familiar symbols. These symbols are… how can I put it?,
extremely familiar: traffic signs, traffic lights, horns.
A forest of absolutely familiar symbols. The faces are
familiar symbols. The billboards are familiar symbols.
But if we leave the familiar tissue in which we move,
we will find a new and foreign grammar.
Look at that tree, Baudelaire: out of this forest, he moves his arms
as if he were part of the great orchestra of the woods or plains.
Because the wind moves the trees, the papers and the cables,
but everything is moving in its own convulsions, inattentive.
Now you too lean to sip your coffee, Baudelaire.
We both incline our submissive heads.
Yet we barely give ourselves up.
I know that in your sharp eyes the diamond shines.
And your tight mouth, oblique, is like the line
of purple light from some distant dawn I ignore:
dawn of other regions, igneous.
Even if we were attacked by planetary spaceships,
your vital mystery, concrete, inaccessible,
would keep balance
in that kind of smile of yours, between wise and bitter
drawn in the seemingly abandoned temples
and where you have seen, you see now, the panthers of I don’t know which cruel cult
grim, gregarious, which is celebrated with flowers and obsidian knives.

Jorge Aulicino, Buenos Aires,1949
en "El árbol de Baudelaire" del Libro del engaño y del desengaño, Ediciones en Danza, Buenos Aires, 2011
versión © Silvia Camerotto
Imagen tomada de Ítaca cerca

como en un aleph


Todas y cada una

Todas y cada una de las ventanas de esta ciudad
son otras tantas perspectivas: a menos que entremos
en los detalles, no entraremos en historia, tal vez.
Me he sentado aquí, a unos ciento veinte metros de mi casa,
a afilar el mismo clavo; pongo empeño, no me duermo.
Pasan ladrones, gente de trabajo, un hombre se cae, lo asisten.
Como una escena en la televisión, lo he visto caer
en el rectángulo de la vidriera.
Extraña situación, puesto que algunos siguen su charla,
otros hablan por teléfonos celulares, alguien llama a la ambulancia.
Mientras me instales a sólo un centenar de metros de mi casa
no avanzaré mucho con el hilo de Ariadna. Y sin embargo
he estado, en ese minuto, en varios sitios a la vez, como en un aleph.
Si me dejaran los detalles, si no cayeran hombres desde el cielo,
si todo tomara otro rumbo en algunos sectores de la realidad,
en tanto en otros se mantiene el ritmo, entonces podría comprender.
Pero la ciudad como instancia colectiva
en la que se realizan intercambios,
se suda, se lleva a cabo una vida planetaria y comprensible,
incluye los accidentes. Para eso, los bomberos, las ambulancias.
Mi vida, la que se empeña en los detalles, no está fuera de programa.
La vida propia es una vida abstracta.
Entre el agujero en el que se raspa
en busca de revelaciones, y aquellas altas ramas movidas por el aire
no existe la menor correspondencia. Claro está, Baudelaire:
nos rodean símbolos familiares. Esos símbolos son, ¿cómo te diría?,
extremadamente familiares; señales de tránsito, semáforos, bocinas.
Un bosque de símbolos completamente familiares. Las caras son
símbolos familiares. Las carteleras son símbolos familiares.
Pero si salimos de ese tejido en el que nos movemos, familiares,
nos encontramos una gramática nueva y extraña.
Mirá ese árbol, Baudelaire: fuera de esta foresta, mueve sus ramas
como si estuviera en la gran orquesta del bosque o la pampa.
Porque el viento mueve los árboles, los papeles y los cables,
pero todo se mueve en convulsiones propias, desatentas.
Ahora te inclinás vos también a sorber tu café, Baudelaire.
Ambos bajamos las sumisas testas.
Y sin embargo apenas nos resignamos.
Sé que brilla en tus ojos afilados el diamante.
Y tu boca apretada, oblicua, es como la raya
de luz púrpura de no sé qué lejano amanecer:
amanecer de otras regiones, ígneas.
Así nos atacaran ahora con naves planetarias,
tu misterio vital, concreto, inaccesible,
mantendría el equilibrio
en esa especie de sonrisa tuya, entre sapiente y amarga,
dibujada en los templos que se creen abandonados
y donde has visto, ves ahora, las panteras de no sé qué culto cruel,
torvo, gregario, que se celebra con flores y cuchillos de obsidiana.

Jorge Aulicino, Buenos Aires,1949
en "El árbol de Baudelaire" del Libro del engaño y del desengaño, Ediciones en Danza, Buenos Aires, 2011
Imagen tomada de Clker.com, quienes autorizan la libre publicación bajo las siguientes condiciones: You are allowed to use clker.com and any content provided by clker.com if you are 18 years or older or if your parent or guardian who is 18 years or older reads the entire terms listed on this page including disclaimers and agrees to all of them. If you or your parent or guardian do not agree to the entire terms listed on this page then you shall not use clker.com or any content provided by clker.com.You shall not use clker.com to draw any image, or download images from clker.com that will be used or characterized as:derogatory, humliating or condescending towards any person, group of people, associations, organizations or corporations;expressing hate towards any one or group;porn or advertises sexual activities even if it was legal in your state or country; violating any US laws. The terms listed here are subject to change without notice. If you download content from, upload or draw on clker.com, you hereby agree that it is your responsibility to continuously check the terms of use for updates. In the event that the terms change and you do not agree with the new terms, you shall cease using any content downloaded or delete any content drawn or uploaded from or to clker.com upon publishing those newer terms.

amelia biagioni. la llovizna

La llovizna Yo, con la vaga frente en la balada y el talón en el musgo de los siglos, yo que inventé el otoño levemente y gri...