Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2008

homenaje a alfonsina storni

1.
hombre pequeñito

Hombre pequeñito, hombre pequeñito,
suelta a tu canario que quiere volar...
Yo soy el canario, hombre pequeñito,
déjame saltar.

Estuve en tu jaula, hombre pequeñito,
hombre pequeñito que jaula me das,
digo pequeñito porque no me entiendes,
ni me entenderás.

Tampoco te entiendo, pero mientras tanto
ábreme la jaula que quiero escapar;
hombre pequeñito, te amé media hora,
no me pidas más.*

* de Irremediablemente, 1919.

2.
Aeroplano en un espejo

¿Hacia dónde rolaba, desasida,
por mal de ensueño? ¿Iba a buscar el nido
del viento, con sus grandes huevos grises
a punto de romper los cascarones?

Altas paredes negras me rodeaban
que derivaban lentas con mi lecho
y por algún costado de la tierra
caíamos sin peso y balanceantes.

Minúscula laguna era el espejo
que vertical se abría en el ceñido
bosque de sombras de mi cuarto huyente.

Y un aeroplano azul lo penetraba,
en la noche viniendo y en puntillas,
fosforescente y tímido asomado.**

**de Mascarilla y trébol, 1938.

3.
déjame

cultivé el escepticismo

1.
caja de pandora

Una poesía de propuestas
o una poesía de poesía,
una poesía de filiaciones
o una mirada destructiva sobre las lilas blancas,
un cielo sin ángeles
o un revólver frío como la noche,
una poesía sin palabras
o una poesía de dientes de ajo,
una poesía de respuestas
o una poesía de persona,
una nube pasajera bajo las constelaciones
o un viento del sur,
una escritura automática
o una lapicera clavada en el cuerpo de tu enemigo.

2.
palabras finales J.C.O. (1909-1994)

Cultivé el escepticismo
como una forma irritante
de las bellas artes.
Ahora sé que en el final de la vida
—este bar de mala muerte—
ya no se espera nada,
no se desea nada.
En la combinación de actos
y palabras inútiles
—porque siempre me pareció
estar hablando para nadie
en la oscuridad—,
sólo me fue posible lograr
cierta lucidez, cierta perfección
del escepticismo,
por el que no he pagado nada,
ni —con el perdón de ustedes— pagaré.

3.
la lista de las compras

"Mi amor, la alegría de oír abrazados,
en el amanecer todavía oscuro,
a los primeros t…

josé luis mangieri. 15 poemas y un títere. selección

IV

El timbre del reloj siempre a la misma hora
hacer y deshacer el nudo de la corbata
ponerse la camisa
las medias
los zapatos
—nada hay más triste
que unos zapatos vacíos esperándonos—
y sumarse al desfile de máscaras que en la calle
sobrenadan entre bocinas
y gritos de vendedores.
Caminar
detenerse
ir al cinematógrafo
lleno de manos
y sueños de dactilógrafas
y una soledad de zaguanes mojados.

Los días se estiran aburridos
como la calvicie de ciertos empleados
a punto de jubilarse
también se aburren los matrimonios
al regresar los sábados por la noche
y las flores en la solapa
de los escribientes con domingo.

Y al término del día
arrancar un papelito al almanaque
y acostar esta alma desconsolada
como mis pantalones arrugados.

De 15 poemas y un títere, Ediciones Horizonte, Colección de Poesía La rosa blindada, Buenos Aires, 1962.

más mangieri: 1.11.08,22.7.08, 22.06.08

en vísperas del resultado de la batalla

XIII

Así como el que estuvo sobre su caballo, erguido
al pie de la planicie,
en vísperas del resultado de la batalla,
estás ahora —hacia las tres, las cuatro—
junto a un velador y un libro cerrado.
Recuerdas la palidez de las flores de papel, el pan
fragante,
un resplandor
de brasas en el cielo, el rozar de los dedos
entre los finos pañuelos.
Igual que al otro, te parece que todo
hubiera sucedido ayer.

(de Espejo Negro, 1988)

rafael bielsa
*Una antología de la poesía argentina (1970-2008), Selección,prólogo y notas: Jorge Fondebrider, editorial Lom, Santiago de Chile, 2008.

zen

Porque ese cielo azul que todos vemos
ni es cielo ni es azul. ¡Lástima grande
que no sea verdad tanta belleza!*

*lupercio leonardo de argensola, una mujer que se afeitaba y estaba hermosa.
data:
nació en Barbastro el 14 de diciembre de 1559 y murió en Nápoles en 1613.poema tomado por homero expósito para la composición del tango maquillaje.

la literatura no es de verdad

Mis contemporáneos

He compartido mesa
congresos conferencias
con muchos escritores
Los he oído recitar
pontificar
exhibirse como machos en celo
apostrofar
sentenciar
juzgar
Los he visto firmar autógrafos
los he contemplado ligar
emborracharse
subir a la habitación
con la admiradora arrobada.

Todos ellos sabían algo
que las lectoras no saben:
la literatura no es de verdad.

cristina peri rossi
de Poesía Reunida, Editorial Lumen, Barcelona, 2005

¿recuerdas?

Berserkers

No contabas los muertos entre aquellos
cuyos perfiles de tormenta daban siempre el par.
Pero de esas batallas y de aquellos inmortales no quedan,
en esta luz de cobre de tardes argentinas,
más que polvorientos reflejos.
Ya ves: cuánta furia entonces, cuántas las torres
desmoronadas en procura de un jardín incomprensible.
No era de viento tu lengua, ni de nube:
era del pedernal que ellos entendían.
¿Qué ley, qué disposición secreta,
qué alquimia o signo hubiesen contemplado?
Es cierto que te desafiaban con un grito
en los valles nublados del Orco.
Cierto que tomaban el pan y la mujer, el rocío o la sangre,
con aquel gesto aprendido en tu mesa y al pie de tus murallas.
¡Oh, que no comprendieran lo que aún decías:
la palabra que tañía,
la piedra blanca que dejaste ver entre tus manos!
Y sin embargo—¿recuerdas?—
los habías lanzado por el filo del abismo y a las
comisuras del diablo,
al raleado monte o a las ciénagas
donde las aves zancudas y el relámpago
hablan de tu reino.
I…

diccionario y etimologías XII

costar, hasta 1140. Del latín CŎNSTǍRE, ‘adquirirse por cierto precio’, propiamente ‘estribar en, depender de’, ‘existir, mantenerse’. Derivados. Costa ‘cantidad que se paga por algo’, ‘gasto’, 1220-50. Coste, 1601. Costo, 1495; costear ‘seguir la costa’, 1570, ‘pagar el gasto’; costoso, hasta 1495. Cuesta, ‘coste’.*
valer, 1097. Del latín, VALĔRE, íd., propiamente ‘ser fuerte, vigoroso, potente’, ‘estar sano’. Derivados. Vale ‘adiós’, propiamente imperativo latino de valere ‘estar bueno’. Vale (documento), fin siglo XVII. Valedero, mediados siglo XIV. Valencia, siglo XX. Valeroso, 1444, probablemente disimilación de *valoroso, derivado de valor. Valetudinario, tomado del latín, valetudinarius, íd., derivado de valetudo ‘estado de salud’. Valía, hasta 1140; valioso. Valuar, principios siglo XVII; evaluar, siglo XIX, o avaluar, 1817, probablemente del francés évaluer, 1366; avaluación, siglo XVII, avalúo, siglo XVII. Válido, principios siglo XVII, latín valĭdus ‘fuerte, vigoroso’; valide…

no salpiques con complicidad

1.

Tenue andadura de la muerte
Cuando te den a luz, no la verás.
el esplendor cósmico siempre
te postergará; pero no te desampara,
te abrirá la vida del juego de los
misteriosos objetos, en principio,
(y a veces, perennemente) lúdicos.
Mas eso, en un momento no previsible,
terminará. Tal vez hayas avanzado
de solaz sol y los conocimientos
de algún camino y en la equivocidad
del placer: lo creerás infinito.
Pero, solo en algún último instante,
sabrás, como en la emergencia primigenia.
Solo ese saber te dirá la verdad:
borrado el andar, borrado el sendero
del andar. Pleno el absoluto del vacío.

2.
Tornado
Cuando el tornado, al borde del camino,
derrumbe la temblorosa hilera de los eucaliptos,
reventando el vientre de alguna liebre inadvertida;
tajando, del ganado, reses mutiladas, no
diferentes a la chatarra de los rastrojeros
incrustados en los frentes de las viejas casas;
cuando el rayo de la tinta
hienda tu frente:
eleva un himno, entonces,
a la verdad de la existencia y ármate de
levantado fuego para trocar lo a…